CR Actualidad

Genera contenido de valor en la red

¿Por qué las empresas deben transitar hacia una economía circular baja en carbono?

 ¿Por qué las empresas deben transitar hacia una economía circular baja en carbono?

Imagen ilustrativa. Foto creada por creativeart – www.freepik.es

Cuando las marcas hacen evolucionar sus organizaciones para incluir prácticas más sostenibles, los esfuerzos de reciclaje suelen ser la primera línea de acción. Pero el reciclaje es solo una parte de la ecuación.

Se ha demostrado que ante la crisis climática global no es suficiente con realizar esfuerzos de sostenibilidad o responsabilidad social de manera aislada como, por ejemplo, reciclar con más frecuencia, adquirir productos de fuentes más responsables, reducir el consumo de agua y el desperdicio; esas medidas son buenas, pero las marcas podrían hacer una mayor contribución al ambiente impulsando una economía circular baja en carbono.

“Lo ideal sería que, con esfuerzos incrementales y una misión bien enfocada que se convierte en parte de la cultura de la empresa, las marcas puedan abordar la sostenibilidad en toda la cadena de valor, lo que genera un cambio que es positivo para las empresas, los consumidores y el planeta”, según Tetra Pak, la empresa que nos servirá de ejemplo el día de hoy.

Definiendo el ideal

Lograr una economía circular baja en carbono  es un estado ideal, y la forma de hacerlo es tan importante como el destino.

Analicemos cada parte por separado:

  • Baja en Carbono, se refiere al acto de reducir o eliminar intencionalmente las emisiones de gases de efecto invernadero. Esto es posible gracias a acciones como el uso de fuentes de energía renovables y un transporte logísticamente sólido, la reducción del consumo de energía y la adopción de consideraciones ambientales en la fabricación y envasado.
  • Una economía circular describe el enfoque sobre la regeneración de recursos naturales (es decir, el uso de fuentes renovables y productos ambientalmente racionales), la reutilización y reciclaje de materiales y la reducción de desechos, todo lo cual converge en un esfuerzo por disminuir el impacto ambiental.

Cuando juntamos estos dos conceptos, una economía circular – baja en carbono, se considera cómo se ve afectado el clima en toda la cadena de valor, desde la adquisición de materias primas hasta la fabricación y la ejecución.

En ese sentido, los cinco componentes necesarios para lograr una economía circular baja en carbono son:

¿Dónde comenzar? 

Las organizaciones pueden seguir dos fases principales para impulsar una economía circular baja en carbono.

Primera: Mirar el panorama general y la cadena de valor general. El cambio no tiene que ser inmediato o completo. El punto de entrada será diferente para cada marca, pero lo importante es comenzar.

Segunda: Comunicar la importancia de una economía circular baja en carbono en toda la organización. El cambio comienza en la parte directiva, como todo lo que tiene que ver con RSE. Los líderes deben involucrar a los empleados para impulsar el cambio dentro de la organización, así como en otras empresas e industrias. No se alcanzará una economía circular baja en carbono trabajando de manera aislada.

¿Por qué reciclar no es suficiente?

Según Tetra Pak “transitar hacia una economía circular baja en carbono es un proceso continuo que no está limitado por ningún producto específico, pero las marcas de alimentos y bebidas están posicionadas para liderar el camino. Hay que considerar el reciclaje como un esfuerzo fundamental, y luego construir a partir de ahí”.

Así lo explicó Denise Cisneros, experta en sostenibilidad de esa compañía:

Transitar hacia una economía circular baja en carbono significa examinar el ciclo de vida del producto para asegurarse de que cada punto del camino sea lo más sostenible posible. Incluso si hay 20 cosas que puedes arreglar y solo logras dos, aún estás impulsando el cambio. Todo cambio en nombre de la sostenibilidad es bueno y siempre habrá más que podamos hacer como empresas y personas.

En esa línea, el reciclaje aborda la etapa del final de la vida útil del producto. Pero, en una economía circular baja en carbono, el final de la vida también es un comienzo.

Formar embajadores de la sostenibilidad

Las organizaciones que transitan hacia una economía circular baja en carbono tienen éxito cuando involucran a sus empleados no solo para llevar a cabo las mejores prácticas, sino también para ayudar a definir otras nuevas. Cuando los empleados son parte del proceso, se convertirán en embajadores de la sostenibilidad, influenciando a otros empleados y eventualmente a otros consumidores.

Es ya evidente para los estudiosos del mercado que los clientes quieren comprar marcas que “transitan el camino” cuando se trata de ecologismo. A medida que aumenta el sentimiento de los consumidores hacia las marcas que toman medidas para proteger el medio ambiente, las organizaciones deben intensificar los esfuerzos de sostenibilidad para seguir siendo competitivas.

Transitar hacia una economía circular baja en carbono se basa en cuatro pilares:

  • Maximizar el reciclaje.
  • Eliminar el desperdicio.
  • Proteger los recursos.
  • Reducir el impacto ambiental.

“Cuando damos prioridad a los cuatro, se produce el cambio y el impacto se propaga positivamente en toda la organización, la industria y el planeta”, indicó la empresa en un comunicado.

Avatar

Floribeth González

Directora Editorial de CR Actualidad. Licenciada en Periodismo con más de 8 años de experiencia. Consultora en Comunicación Digital, Relaciones Públicas y Sostenibilidad. Especialista en RSE, Derechos Humanos y Resolución Alterna de Conflictos. Embajadora de Chicas Poderosas.

Artículos relacionados