CR Actualidad

Genera contenido de valor en la red

¿Oficinas patas arriba? La inteligencia relacional siempre será la respuesta

 ¿Oficinas patas arriba? La inteligencia relacional siempre será la respuesta

Imagen de oficina, con carácter ilustrativo. Foto de Negocios creado por ArthurHidden – www.freepik.es

Todos los ámbitos de nuestra vida han experimentado cambios de mayor o menor importancia durante el último año, y el ámbito laboral es uno de los que más alteraciones ha experimentado. Los espacios de trabajo han sufrido cambios drásticos, muchos de ellos antes utilizados por un nutrido números de empleados, ahora se perciben más vacíos, ya sea porque parte de la plantilla trabaja desde casa o porque se ha reducido el número de trabajadores por la crisis financiera provocada por los confinamientos.

Muchas empresas han adoptado la modalidad del teletrabajo, los colaboradores no han retomado su trabajo presencial y permanecen conectados por medios digitales con la empresa.

Como vemos, el lugar de trabajo está evolucionando a un ritmo vertiginoso. No es que el teletrabajo fuera una forma inadmisible de trabajo -muchas de las grandes empresas ya lo estaban practicando-, pero lo que a otros les tomó tiempo y esfuerzo para poner en marcha (adquirir tecnología, revisar su cultura, capacitar en el uso de plataformas, adecuar su manual de políticas, etc.), para la gran mayoría su implementación les cogió desprevenidos y desprovistos de la mayoría de las herramientas.

Es difícil tanto para las organizaciones como para las personas afrontar este tipo de cambios, por lo que la conversación sobre la importancia de la Inteligencia Relacional se ha vuelto cada vez más frecuente en los distintos niveles empresariales.

Ahora las personas que comparten un mismo ámbito laboral no solo pertenecen a distintas generaciones, culturas o géneros, sino que ha entrado en juego una nueva variable: la manera de ejecutar el trabajo, presencial o a distancia.

El teletrabajo no solo está provocando muchos desafíos, sino que también está alterando una de las necesidades psicológicas más importantes del ser humano: las relaciones.

Numerosos estudios muestran que si bien estamos más conectados que nunca, a las personas les cuesta más entablar relaciones y crear el mismo tipo de conexión que en el mundo real. Pasar largos periodos sin el contacto personal (compañeros, jefes) deteriora las relaciones, provoca ansiedad e inseguridad, lo cual conduce a la desmotivación con su consecuente baja productividad.

Se debe tomar en cuenta que de la misma manera que las relaciones enriquecen la vida personal del individuo, la calidad de las relaciones profesionales determina su productividad y éxito laboral.

Frente a estas nuevas circunstancias, es crucial que se produzca un cambio de mentalidad dentro de las empresas donde se debe priorizar en primer lugar la salud de las relaciones antes que cualquier otra decisión para poder sostener el liderazgo y el éxito económico a lo largo del tiempo. Por lo tanto, la práctica de la Inteligencia Relacional debe ser el eje transversal del funcionamiento de la empresa de hoy.

No se debe permitir que la distancia y las herramientas tecnológicas se conviertan en un hándicap de la empresa. Para ello es necesario que los líderes “afinen sus espadas” -como dice Stephen Covey- en lo que se refiere al relacionamiento de sus equipos de trabajo.

Aquí algunas ideas, cuya ejecución ayudarán a fortalece la Inteligencia Relacional de los colaboradores y de la empresa.

  • La escucha activa se ha convertido en una habilidad esencial en los puestos de liderazgo. Escuchar significa poner toda la atención para entender lo que se dice y también lo que no se dice; significa formular preguntas inteligentes que lleven a obtener la información deseada; significa hacer sentir al interlocutor considerado y por lo tanto, fortalecer esa relación.
  • Toda reunión de trabajo en línea debe ser preparada de antemano, de tal manera que permita fomentar y promover la interacción y el compromiso de los asistentes. No es lo mismo una sala de reuniones con todos sus aditamentos y las personas presentes que intercambiar opiniones a través de una plataforma de comunicación y los asistentes en distintos lugares. Si este tipo de reuniones no se planifican, se tiende a perder la conexión y concentración de los grupos.
  • Suscitar eventos sociales en línea (cafés, almuerzos, celebración de cumpleaños, etc.) ayudará a los colaboradores a ponerse al día y les permitirá mantener su relación de confianza y camaradería. Todas aquellas actividades sociales que solían darse en las oficinas, ahora hay que trasladarlas al ambiente digital.

Aplicar la Inteligencia Relacional en este nuevo contexto laboral permitirá que los jefes y gerentes sean reconocidos como líderes inspiracionales y como referentes profesionales; las relaciones a todo nivel se volverán más sólidas;  la confianza y la lealtad serán las características comunes de todos los trabajadores y los objetivos se podrán alcanzar a pesar de que las personas no compartan el mismo espacio físico.

Ya sea en las oficinas físicas o en el ámbito virtual, cuando una empresa cuenta con una buena salud relacional es fácilmente reconocible porque:

Los colaboradores

  • Comparten sus pensamientos de manera libre y sincera.
  • Comparten voluntariamente información y aprendizajes con sus compañeros.
  • Aceptan fácilmente probar nuevas ideas, y proponen soluciones innovadoras.
  • Presentan actitudes positivas: empatía, solidaridad, respeto, etc.

Las empresas

  • Mantienen conversaciones fluidas y positivas con sus trabajadores. Cuando surge algún problema cada parte asume sus responsabilidades.
  • Incrementan la lealtad y el compromiso de todo su claustro.
  • Disponen de equipos de trabajo eficientes que cumplen con sus objetivos.
  • Cuentan con equipos innovadores y creativos que no tienen miedo al fracaso.

En estas nuevas condiciones laborales donde las habilidades conductuales tienen prioridad sobre las habilidades técnicas, la Inteligencia Relacional es una ventaja competitiva esencial para el éxito profesional y empresarial. Atributos personales como un buen manejo emocional y una comunicación efectiva son vistos como fortalezas claves para conectar e influir en otros y para generar confianza, que al final siempre jugarán en favor de la reputación de la empresa.

En una empresa donde se practica la Inteligencia Relacional se generan discusiones significativas, soluciones innovadoras y, por lo tanto, se obtienen mejores resultados económicos.

La pandemia ha acelerado muchos cambios, las tendencias del trabajo del futuro ya se encuentran aquí instaladas, aunque sin las presiones actuales hubieran llevado algunos años implementarlas.

Todo esto requiere que las organizaciones tomen decisiones rápidas para que puedan asumir los cambios y no naufraguen en el intento. Incluso las grandes empresas de tecnología reconocen que el trabajo remoto requiere de un cambio de cultura para minimizar su impacto en los colaboradores.

No es solo proveer de internet y permitir trabajar desde cualquier lado para que este tipo de modalidad sea satisfactoria tanto para el trabajador como para la empresa, es necesario capacitar a todos los involucrados, de tal manera que, toda la empresa desarrolle la Inteligencia Relacional necesaria para encajar en esta nueva realidad.

  • Referencias

Jeannotte, J. Gobeil, V. (2019). How to build great relationships at work with relational intelligence. Recuperado de: https://officevibe.com/blog/building-relational-intelligence

Pless, N. & Maak, T. (2005). Relational Intelligence for Leading Responsibly in a Connected World. University of St.Gallen. Recuperado de: https://journals.aom.org/doi/10.5465/ambpp.2005.18783524

Five to nine. (2020). On Building Relational Intelligence. Recuperado de:

https://medium.com/@info_37650/on-building-relational-intelligence-28faf1dbaf01

Mario Abril

Mario Abril

Especialista en Inteligencia Relacional orientada a proyectos de Innovación, Transformación Digital y Marca Personal Digital. Su experiencia profesional de más de 18 años en tres multinacionales ocupando puestos de dirección le inspiró a ser asesor y conferencista, trabajando con empresas de diversas industrias en Colombia, Ecuador, Perú y México. Ecuatoriano radicado en Colombia.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *