CR Actualidad

Genera contenido de valor en la red

Empresas Humanistas: la nueva vida empresarial con más fuerza que nunca

 Empresas Humanistas: la nueva vida empresarial con más fuerza que nunca

Imagen ilustrativa. Foto creada por freepik – www.freepik.es

Querid@ Lect@r: el día de hoy te saludo desde mi escritorio habitual al sonido de la lluvia, así que el mood es ideal para poder escribir sobre este tema con un café a mi lado.

Como puedes ver el título del día de hoy es sobre el humanismo empresarial; esta práctica no solo me apasiona sino que es mi brújula en los negocios.

Sobre el humanismo – antes de entrar a hablar de su contexto filosófico renacentista y de sus máximos exponentes, así como en las corrientes políticas – quiero encaminar a revalorizar el nuevo sentido que nos da nuestro ser y estar en medio de la pandemia por el COVID-19. Este sentido – una nueva forma de ver el mundo – va precisamente encaminado hacia las organizaciones de negocios.

Lejos de ser una moda, es una necesidad donde el ser humano ha generado un nuevo enfoque – sin marcha atrás ya – del que han resurgido una vorágine de valores y antivalores humanos donde se coloca al ser en el centro del universo.

En este gran sistema llamado universo, las organizaciones empresariales no son sino pequeños fragmentos que reproducen los modelos sociales a escala. En esta escala suceden distintos fenómenos y comportamientos.

Es importante mencionar que en las mismas se abordan misiones, visiones y valores basados precisamente en este nuevo paradigma. Algunas, sin conocer muy bien cómo impulsar al sistema a ello, buscan generar motivación y eficiencia en sus integrantes.

En este momento, surgen distintos retos mundiales en todos los sistemas, pero en especial, ha cambiado la dinámica de nuestra integración, trabajo e interacción; donde se pone en primer lugar a la salud y bienestar del ser humano para conservar la economía sana. Aunque por un momento los indicadores digan lo contrario a la larga así es.

Imagen ilustrativa. Foto creada por freepik – www.freepik.es

La dinámica social ha ido cambiando en esta década y llegó a un nuevo modelo social. El mismo JL Montero de Burgos, expone que la posición humanista opuesta al concepto de propiedad sobre las cosas (la empresa), ha dado poder sobre las personas y ellas sobre la empresa, donde se expone que el capital de trabajo es igual de importante al capital solido o de inversión. Este tipo de discusiones han existido por muchos años, dando cabida a cientos de teorías, mismas posiblemente obsoletas ante el impacto del COVID.

Esta más que claro que las empresas tienen una vital importancia en la composición social en la historia contemporánea, hasta llegar a ser considerada como uno de los pilares básicos de la sociedad.

Pues en las empresas no sólo se brinda la oportunidad de percibir un salario para hacer frente a las necesidades personales o familiares, sino también se desarrollan las capacidades, se entra en relación con otras personas, se hacen amigos, e incluso, algunas veces, se encuentra a quienes en el futuro harán el papel de cónyuges.

Es por ello que las empresas humanistas son sistemas vivos; por lo tanto, el término de recursos humanos deja de tener sentido cuando se le compara con la maquinaria o materia prima.

El gran reto hoy para los empresarios es reconstruir equipos eficientes donde su sentido de pertenencia sea fidedigno, sea de mutuo compromiso, donde los acuerdos se cumplan, donde ambos procuren conservar los derechos humanos en sus prácticas, la dignidad y la productividad humana.

Los empresarios, directivos y jefaturas requieren tener la capacidad de descubrir oportunidades donde otros tan solo ven problemas, ser ingeniosos en la estrategia de negocio y reconocer las habilidades de la gente que dirige.

En conclusión, la nueva corriente humanista será capaz de contrarrestar la crisis actual, caracterizada por la pérdida del sentido humano y agravada por la prospectiva de la catástrofe global, con todas sus aterradoras alternativas.

Por consiguiente, la formación humanista de los directivos de empresas supone una valiosa ayuda para un desempeño de su trabajo profesional que corresponda a la verdadera naturaleza de la dirección y como resultado mayor rendimiento, mayor productividad, una seria fidelización de clientes, incremento de la reputación de la marca e imagen, es decir ventas solidas entre otros beneficios.

Ser empresario o emprendedor, es una vocación consciente de no sólo mejorar la economía familiar, sino el mejorar las economías de su entorno, siendo cuidadoso de no violentar la dignidad humana y actuando de manera comprometida en la reducción de su impacto ambiental.

 

Este artículo representa la opinión/posición exclusiva de su autor o autora*.

Noris Steenstrup

Noris Steenstrup

Máster Business Coach & Mentor. Abogada mexicana, académica, empresaria comprometida con la sostenibilidad. Presidenta y creadora de la Fundación Conciencia Verde. Mentora de Voces Vitales. Directora Ejecutiva de Global Chamber. Madre, esposa y ciudadana global.

Artículos relacionados