CR Actualidad

Genera contenido de valor en la red

Mitos y realidades sobre regalar productos de emprendimientos locales

 Mitos y realidades sobre regalar productos de emprendimientos locales

Imagen ilustrativa. Foto de Negocios creado por rawpixel.com – www.freepik.es

Se habla mucho acerca de la sostenibilidad y sus bondades. Compartimos maravillosos emprendimientos en redes y a la hora de hacer un regalo especial, corremos al mall más cercano en busca de algo que “destaque”. Es en estas ocasiones particulares que debemos revisar nuestros hábitos de consumo con lupa y tratar de ser consecuentes con nuestro discurso. Aplica para ambos lados: Consumidor y Emprendedor.

De lo bueno que nos dejó el 2020, rescatamos la cantidad enorme de emprendimientos nuevos que nacieron a partir de la crisis; allegados o desconocidos que después de años de pensarlo se tiraron al agua y nos sorprendieron con sus múltiples facetas.

A estas alturas, tenemos más likes en las páginas de sus proyectos que en las fotos de los sobrinos, pero, preguntémonos a conciencia ¿ya probé esos cupcakes que les recomiendo a todos? ¿Me animo a comprarle a mi hijo la camisa chivísima de la tienda de moda sostenible?

Me parece que como consumidores, subestimamos la oferta que el emprendedor nos ofrece y como emprendedores, nos echamos tierra solitos con algunas prácticas comunes, y claro, competir con el modelo de negocio de un mall o con hábitos de consumo arraigados por décadas, no es nada fácil.

Lo bueno es que no estamos solos y aprovechando el mes del amor y la amistad, que, legendariamente inaugura las fechas de alto flujo comercial del año, les detallo algunas ideas para convertir sus compras o ventas en un verdadero acto revolucionario y sostenible.

 

Consumidor: – Dejé todo para último momento y pasar al mall es más sencillo –

Emprendedor: – Tardo 1 semana para tener su pedido listo y 3 días para entregárselo –
Un punto muy válido para el consumidor pero que tal si explora opciones de emprendedores que tengan un stock disponible con un catálogo de fácil acceso, como los blogs de Instagram, preguntar por retiro en algún local o punto céntrico para ambas partes y listo.

En cuanto al emprendedor, nos queda siempre de tarea mejorar nuestros procesos y hacerlos más eficientes. Hay opciones de mensajería rápidos y económicos; debemos ampliar nuestra gama de transportes y hacérselo saber a nuestros clientes constantemente.

 

Consumidor: – Recuerdo haber visto algo parecido pero ya no se dónde. Iré al supermercado mejor –

Emprendedor: – Hace un par de semanas no publico nada en redes, de por sí ya mis seguidores conocen lo que hago –

Acá la responsabilidad recae en el emprendedor. A nivel digital, hay opciones para fijar o programar ciertas publicaciones, tenemos la herramienta de historias destacadas en Instagram y en esos espacios es bueno subir los servicios o promociones que ofrecemos.

Tal vez el consumidor recuerde nuestro nombre pero no los servicios y si constantemente se los presentamos les será más fácil recordarlos.

 

Consumidor: – En el mall encuentro todo en un mismo lugar –

Emprendedor: – Podría trabajar con otras marcas o unirnos en un mismo lugar, pero la competencia me asusta –
Por supuesto que es más sencillo tener todas las opciones en un mismo lugar pero, si de verdad queremos apoyarnos podríamos tener en nuestros teléfonos o computadoras listas completas con nombres de empresas locales y una descripción básica; de esta forma, tendremos un pequeño mall al alcance de nuestros dedos cada vez que lo necesitemos.

También hay proyectos como Avenida CR (https://avenida.cr/) que se dedica a unir diferentes proyectos en una plataforma virtual ágil y útil.

Para los emprendedores: ¡perdamos ese miedo a la competencia! Juntos somos más fuertes, busquemos proyectos o espacios físicos como ferias dominicales en donde podamos compartir con otras empresas y atraer entre todos un público meta específico.

 

Consumidor: – Aquella página que vi tiene cosas preciosas, pero impagables en estas épocas –

Emprendedor: – No voy a abaratar mi trabajo. En estos tiempos las ofertas son inadmisibles –Preguntémonos primero si ese costo extra representa un valor agregado que una producción en masa no puede darnos, luego conversemos y busquemos opciones.

El emprendedor debe ser siempre claro en cuanto a los materiales que utiliza y el porqué de sus costos. Con un simple video podemos mostrar ese valor agregado y qué ofrecemos. También, por supuesto, podemos tener opciones económicas para ajustarnos a varios presupuestos.

En fin, las interrogantes pueden ser muchas pero abramos nuestros sentidos y aprovechemos las herramientas tecnológicas que están al alcance, de esta forma no solo compramos y vendemos de forma inteligente sino que estimulamos la creación diaria y el impacto social que genera el hecho de apoyar el mercado nacional.

Diana Gutiérrez

Diana Gutiérrez

Fundadora del proyecto de moda sostenible La Ropavejera. Estudiante de Psicología en la Universidad Nacional de Costa Rica. Actriz, feminista y medio bruja.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *