CR Actualidad

Genera contenido de valor en la red

Emprendimiento rural: un reto solo para campeones y campeonas

 Emprendimiento rural: un reto solo para campeones y campeonas

Imagen ilustrativa. Foto creada por mindandi – www.freepik.es

Hablar de emprendimientos es abrir una amplia gama de posibilidades en las cuales nos encontraremos con realidades distintas.

Emprender en una zona urbana no es semejante a un emprendimiento rural.

En lo rural, los accesos a la información no siempre están disponibles, es necesario pagar un mayor precio, en muchas ocasiones el acceso a internet es limitado o de mala calidad, lo que dificulta la búsqueda de datos necesarios para desarrollar el proyecto.

Por otro lado, la compra de materia prima o insumos es otro de los factores a tomar en cuenta, por temas de transporte, tiempos de entrega, disponibilidad de los diferentes proveedores, además de que la distancia entre clientes se convierte en un factor que encarece las entregas.

En esta misma línea, el capital para la compra de herramientas en zonas rurales, en cuanto al tema de recuperación financiera se vuelve más lenta.  Muchos de los habitantes viven de la agricultura y la economía se basa en épocas de cosechas, las fuentes de empleo son temporales. Los accesos a los pueblos se tornan más complicados, por lo general los caminos son de lastre y en mal estado, en invierno se vuelve más difícil el acceso.

Otro aspecto importante a considerar es la tecnología, los accesos a internet son deficientes en algunas zonas del país, para muchos emprendedores es difícil el manejo de redes sociales por la velocidad del internet, o la mala señal, hoy día muchos negocios se manejan a través de las redes y no todos tienen acceso a la tecnología, utilizan o tienen el tiempo para dedicarle a la búsqueda o compra de bienes y servicios por las diferentes plataformas.

En resumen, los obstáculos son muchos.

Sin embargo, es de suma alegría ver la cantidad de personas valientes que se atreven a innovar cada día, dejando los miedos de lado, las zonas rurales están llenas de personas creativas, con iniciativas que pueden ser exitosas si se les encamina de manera correcta, se les acompaña en los procesos y se les trata con el respeto que merecen las personas emprendedoras para dar el paso a la empresariedad.

Finalmente, basado en los años de experiencia en emprendimientos es notable lo que significa caminar sobre las circunstancias para alcanzar el éxito y estabilidad que permite una mejor calidad de vida y la búsqueda del bienestar integral.

Por ejemplo, conozco a Enrique Chavarría, un joven de Chánguena, en Buenos Aires de Puntarenas, que sabe lo que significa tener una correcta actitud para desarrollar una empresa (un taller de ebanistería, en su caso).

Además, podría mencionar una gran cantidad de personas ejemplares, muchos graduados de nuestro Programa, Formando Emprendedores Exitosos, otros a través de ExpoJovEm, Junior Achievement y diferentes actividades que hemos participado a nivel nacional e internacional, siempre con el propósito de hacer crecer a las personas, de soltar los miedos, volar la imaginación caminar por la senda del progreso, desarrollo, crecimiento socio-económico, basado en acciones concretas, vivencias, haciendo más y hablando menos.

Las oportunidades existen y aunque creemos que en menor cantidad por no vivir en zonas urbanas, la realidad es que muchas veces son mejores y mayores en la rural porque las personas tienen hambre de surgir, pueden desarrollar proyectos de turismo ambiental, tour de café, caña, cacao, rambután, agua, cada una de estas vivencias está rodeada de una historia, una familia que abre camino, una conexión con nuestra madre tierra, salud física, emocional y espiritual.

Las aparentes desventajas de estar en zona rural se convierten en fortalezas cuando tenemos la actitud correcta, visión clara y si nos rodeamos de personas positivas obtendremos satisfacción a la hora de ver los resultados.

Estamos para agregar valor a las personas. Y recuerde siempre sonreír y ser feliz.

Kenneth Navarrete

Kenneth Navarrete

Generaleño. Fundador de El Tiempo de Emprender (programa que promueve el empoderamiento y las iniciativas de negocios de jóvenes de secundaria). Licenciado en Teología y Ministerio Pastoral en LUT (Latin University of California). Formación en mercadeo, manejo de imagen, expresión oral y escrita, e identidad corporativa.

Artículos relacionados