CR Actualidad

Genera contenido de valor en la red

El proceso de contratación: el marketing olvidado

 El proceso de contratación: el marketing olvidado

Imagen ilustrativa. Foto de Tarjeta de visita creado por katemangostar – www.freepik.es

En tiempos de COVID-19, encontrar una oportunidad laboral se ha vuelto complicado para muchos profesionales en el país. Aquellas compañías que logran iniciar un proceso de entrevista para conocer a su potencial colaborador toman en cuenta muchísimos factores para entender si alguien es idóneo para la posición.

El único factor que cualquier empleador aún pasa por alto es recordar que el proceso de contratación también emite una imagen de la empresa y por tanto hay que cuidarla.

Estas son algunos puntos para contemplar y así evitar ser presa de mala imagen ante potenciales candidatos, que hoy quiero compartir con ustedes a partir de mi experiencia:

  • Criterios subjetivos

Aunque vivamos ahora en pleno siglo XXI, donde se supone que llevamos un progreso aún más marcado en ciertas áreas, un buen número de empresas aún no contemplan el tipo de entrenamiento para su personal de capital humano que les permitirá enfocarse propiamente en las competencias del candidato y no tanto en aspectos que no se contemplan dentro de la descripción del puesto. Son numerosos los colaboradores encargados del proceso de contratación, que aún se sienten con criterios propios para calificar o descalificar a una persona.

  • Puntualidad

Al candidato se le pide, de manera tácita, contemplar un espacio de tiempo para la entrevista, y de paso que sea puntual con la hora establecida. Pero algunas veces el entrevistador no contempla ni maneja su tiempo de manera apropiada y llega tarde, dejando en duda y suspenso al candidato por algunos minutos. Cabe una disculpa, por supuesto, pero existen situaciones en las que el entrevistador no se toma la molestia.

  • Los beneficios

En una época tan competitiva, los candidatos ya no se enfocan tanto en el salario (que sigue siendo importante), sino también en los potenciales beneficios que les puede llamar la atención. Oportunidades como seguro médico privado, más días de vacaciones, asociación solidarista, por mencionar solo algunas, son ganchos de atracción. Cuidado con denominaciones como “la oportunidad de trabajar con nuestra empresa” o “la oportunidad de trabajar con un equipo maravilloso”. Eso solo hace eco en la falta de opciones para ofrecer a un mercado aún más exigente.

  • “No me llame, yo le llamo”

Seamos cordiales con los candidatos. Si no existe interés en seguir con el proceso, simplemente hay que comunicarlo para cerrar el capítulo. Muchos candidatos esperan por meses sin una respuesta. Algunos se toman la molestia de preguntarle a la empresa por el estado del proceso y solo así reciben el no. A veces pasa que ni siquiera ese correo de duda es respondido. Esto no solo pone de manifiesto la mala organización de reclutamiento que hay a lo interno, sino que denota un profundo irrespeto por los candidatos.

Esta es la imagen que la empresa más debe cuidar: la suya propia.

 

Este artículo representa la opinión/posición exclusiva de su autor*

Orlando Flores

Orlando Flores

Orlando es mercadólogo de profesión y especialista en temas de tecnología, con más de 10 años de experiencia. Escribe sobre la vida, el cine y la literatura, pero también thrillers en su tiempo libre. Amante de los animales.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *