CR Actualidad

Genera contenido de valor en la red

¿Conoce usted el destino final de nuestros residuos y de la basura que generamos?

 ¿Conoce usted el destino final de nuestros residuos y de la basura que generamos?

Imagen ilustrativa de basurero a cielo abierto. Tomada de Infobae.

Cuando le consultamos a la población en general sobre si tienen conocimiento de adónde van a parar los residuos y/o basura ordinaria, que el camión municipal recoge, muchos dicen que al relleno sanitario.

Pero ¿tenemos los costarricenses claro este concepto? ¿Sabían ustedes que hay más formas para disponer los residuos? Muchos de estas formas van incluso en contra de la ley, perjudicando el medio ambiente y en la mayoría de los casos, afectando la salud pública.

En este artículo vamos a conocer más sobre este tema que es tan importante para tener un ambiente sano y ecológicamente equilibrado.

Sistema de gestión de residuos

El destino final dentro del proceso de gestión de los residuos sólidos urbanos culmina con la disposición final en vertedero. El sistema de gestión de residuos tiene fundamentalmente las siguientes fases:

 

Figura 1: Fases de la gestión integral de residuos

 

Fuente: CEPAL, 2010

Los sistemas más conocidos para la eliminación de la basura se describen brevemente a continuación:

  • Vertido no controlado: es la forma más cómoda y barata (en el corto plazo) de deshacerse de los residuos, pero a la a vez de mayor impacto negativo ambiental (costosa en el largo plazo)
  • Vertido semi controlado: supone la realización de ciertas operaciones que no se dan en el anterior pero insuficientes para tener un control completo del proceso.
  • Vertido controlado o relleno sanitario: es más amigable con el ambiente pero más caro en el corto plazo; requiere de emplazamientos adecuados y de una operación técnica
  • Compostaje: consiste en la degradación de materia orgánica por microorganismos aeróbicos para la elaboración de fertilizantes o abonos
  • Incineración: la basura es incinerada por diferentes métodos, pudiendo recuperarse como energía
  • Reciclaje: consiste en la recuperación y selección de material para ser reutilizado (Alvarado, 2003)

Gestión Integral de los residuos sólidos en Costa Rica

De acuerdo con la Estrategia Nacional de Reciclaje, se ha estimado que los rellenos sanitarios reciben el 58.3% de los residuos sólidos recolectados, los vertederos, controlados un 19.8% y los botaderos a cielo abierto un 21.3%.

Por ejemplo, para el total de residuos sólidos recolectados durante el año 2014, fueron 4000 toneladas diarias que se dispusieron en rellenos sanitarios o vertederos, produciendo aproximadamente 1.378.210 toneladas de Carbono equivalente, de acuerdo con la Tercera Comunicación Nacional Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (2014) las cuales representa el 15.7% del Inventario Nacional de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI).

Según datos del Ministerio de Salud, para el 2018, la disposición final de residuos ordinarios no adecuada que son arrojados en lotes baldíos, ríos, quebradas, bordes de carreteras, bajó en 51 375 toneladas, en comparación a los datos reportados en años anteriores, esto debido a los esfuerzos que los gobiernos locales e instituciones públicas y privadas realizan para reducir la gran cantidad de residuos que generamos.

Efectos ambientales y antropogénicos por mala disposición de residuos.

Uno de los retos más grandes que los gobiernos locales, y las autoridades del Ministerio de Salud (y en algunos casos el tribunal ambiental administrativo) tiene, es controlar y supervisar el cierre de los botaderos clandestinos, que corresponde a un Vertido no controlado. Generalmente se da en predios públicos, o lotes privados a los cuáles se puede acceder fácilmente, y empiezan botando residuos orgánicos, como tierra o piedra, y luego van depositando plásticos, vidrio cortado, residuos peligrosos como botellas con gasolina o líquidos inflamables y en algunos casos extremos hasta animales muertos.

¿Qué provoca esto? A parte de la contaminación ambiental a gran escala, como contaminación del suelo, al aire por la emisión de metano o vapores al aire, contaminación a cuerpos de agua que puedan estar presentes; puede ocasionar grandes riesgos a la salud si hay población que se encuentre cerca, por la inhalación de gases, malos olores, proliferación de roedores y otras plagas, daños a la salud, daños incluso a las estructuras de las propiedades. Así que, si ven un botadero clandestino, o a cielo abierto, no dude en reportarlo; el medio ambiente y su salud se lo agradecerán.

Cómo se mencionó anteriormente, la mayor parte de los residuos y basura van al relleno sanitario, pero incluso, siendo esta la técnica más amigable con el ambiente puede tener problemas dentro de su operación. Por ejemplo, fallas en su recubrimiento. La finalidad del recubrimiento inferior es evitar todo contacto entre los residuos y el suelo y las capas freáticas. Se ha demostrado que la naftalina degrada el polietileno de alta densidad (PEAD) y otras sustancias no tan nocivas como la margarina, el vinagre o el lustre para zapatos pueden debilitarlo y finalmente romperlo. Se ha descubierto que, debido a la acumulación de metano, que forma una mezcla explosiva con el oxígeno presente, suelen ocurrir incendios accidentales.

Los rellenos sanitarios participan en la emisión de gases de GEI. El proceso de descomposición de los residuos orgánicos emite una serie de gases de efecto invernadero (GEI), en especial metano (aunque también algunos óxidos nitrosos y dióxido de carbono, en menor escala).

Entonces ¿Cuál es la mejor forma para disponer nuestros residuos?

La separación en la fuente, por medio del reciclaje, siempre será la mejor forma de contribuir al medio ambiente. El llevar nuestros residuos separados (papel, plástico, cartón, aluminio) limpios y secos a un centro de recuperación valorizable, o entregarlos en las campañas municipales de reciclaje, es la mejor opción.

Estos residuos al ser entregados a los centros de recuperación son debidamente separados, y en estas plantas, son transformados en nuevos residuos. Produciendo efectos como reducción de emisiones de GEI, ahorro en el consumo de agua, energía y combustible en su transformación. Produciendo desde nuestros hogares una cultura de reciclaje y contribuyendo también a la generación de empleos.

Con respecto al compostaje, un dato importante a destacar es que para el 2018 los residuos ordinarios que fueron compostados (material orgánico tratado para acelerar su descomposición y ser utilizados como fertilizante de suelo) aumentaron de 400 toneladas en el 2016 a 4 857 toneladas en el 2018.

Esta acción se ve promovida por las municipalidades que ofrecen el servicio de compostaje como Atenas, Tilarán, San José, San Rafael, Abangares, Grecia, Jiménez, Pérez Zeledón, y Nandayure.

Se recomienda también ver los cursos sobre compostaje que ofrecen las universidades y también municipalidades como Heredia, o Santa Bárbara que brindan charlas para que usted pueda compostar en casa.

Como dijo la antropóloga Margaret Mead: “No tendremos sociedad, si destruimos el medio ambiente”.

Fuentes:

Jeimmy Obando

Jeimmy Obando

Licenciada en Gestión Ambiental por la Universidad Nacional. Consultora con experiencia en plantas de tratamiento de aguas residuales, planes de manejo de residuos sólidos y líquidos, planes de seguridad del agua, programa Bandera Azul Ecológica; gestión ambiental y salud ocupacional en proyectos de construcción.

Artículos relacionados