CR Actualidad

Genera contenido de valor en la red

¿Cómo puede mi familia ayudar a combatir el cambio climático en esta nueva normalidad? II PARTE

 ¿Cómo puede mi familia ayudar a combatir el cambio climático en esta nueva normalidad? II PARTE

Imagen ilustrativa. Foto de Personas creado por tirachardz – www.freepik.es

Terminemos el mes de marzo con 4 acciones que toda familia puede tomar en el transcurso de este año para combatir el cambio climático y ayudar al medioambiente, aún en medio de la pandemia.

1. Practique el consumo responsable: cada vez son más las empresas que están tomando acciones para disminuir su huella de carbono e impactar positivamente a la sociedad y al ambiente.

Son empresas que han incorporado dentro de su modelo de producción y servicio cambios para disminuir su consumo de electricidad, combustible, agua y otros recursos, han desarrollado nuevos y mejores productos basados en principios de sostenibilidad, han mejorado el manejo de residuos y han implementado programas de capacitación para que sus colaboradores estén informados sobre el cambio climático y motivados a poner su granito de arena tanto dentro como fuera de la compañía.

Por nuestro lado, debemos tomar decisiones como familia a la hora de escoger a quien le compramos. Debemos fomentar estas discusiones en familia y ser consumidores informados para apoyar a los negocios y emprendimientos que son responsables, transparentes, justos y sostenibles, entendiendo que tenemos una gran cuota de poder para empujar el cambio requerido y elevar la ambición de las acciones climáticas en el sector privado. Este poder ya es reconocido.

Alison Martin, jefe de riesgo de Zurich Insurance Group lo dice muy claro “No importa si la gerencia de una compañía cree en el cambio climático o no, o lo que piensa acerca de sus causas. Los mayores inversionistas están demandando planes de acción ambientales a las empresas y que consideren los riesgos asociados a un cambio en las actitudes de los consumidores”.

La ética ya cotiza en el mercado y es el momento de demostrar nuestra ética familiar también. Por último, te tengo una pregunta: ¿Tiene tu comunidad, tu empresa o tu escuela/colegio un “equipo o grupo ambiental”? Si la respuesta es positiva, tratá de unirte, y si es negativa, ¿qué tal si comenzás uno?

2. Ahorre energía: Costa Rica es famosa en el mundo entero por su matriz energética renovable. Más de un 95% de la electricidad que usamos en nuestros hogares proviene de fuentes alternativas, en especial la hidroeléctrica y la eólica.

Entonces ¿por qué insistimos en el tema del ahorro? Porque las fuentes de electricidad renovables no son ilimitadas. Cada vez que el consumo del país es mayor a la producción renovable, vamos a empezar a suplir esa demanda extra de energía con combustibles fósiles, los mismos que liberan el famoso CO2 y causan el calentamiento de la Tierra.

Ahora, recordemos que al calentarse el planeta, más agua se evapora de los océanos, ríos, lagos y embalses. Eso quiere decir que en años más calientes, como los años del Niño, la sequía puede afectar también el suministro de energía ya que más del 65% de nuestra electricidad viene de hidroeléctricas. Tengamos en cuenta que se prevé que en un futuro el cambio climático podría producir las mismas condiciones de un año del Niño en años que no presentan esa anomalía.

Otra de las opciones que hemos tomado para llenar esa brecha es importar energía de Centroamérica, pero esa energía es una mezcla de energía renovable con energía de petróleo y carbón. No la podemos separar. Entonces, hagamos el hábito de ahorrar energía en nuestras casas: apaguemos luces, desconectemos electrodomésticos y compremos aquellos que tengan el sello de eficiencia energética, sequemos la ropa al sol, utilice el aire acondicionado en 23-24ºC y no tengamos cargando permanentemente nuestros electrónicos.

Algo que quizás no sabías es que el hábito de limpiar nuestro buzón de correo electrónico es otra acción importante, ya que se ocupan una enorme cantidad de servidores para guardar toda nuestra información y éstos ocupan una gran cantidad de energía para funcionar.

Todas estas medidas además disminuirán nuestra factura eléctrica ayudando a la economía familiar. Y si queremos ir todavía más allá en nuestro ahorro, tenemos más alternativas. En mi caso, mi factura eléctrica disminuyó cerca de un 83% luego de poner mis paneles solares, y con el ahorro he podido pagar el financiamiento de los mismos. Si tenés un negocio, hace todavía más sentido explorar esta posibilidad.

3. Plante un árbol: ¡o dos o tres o muchos! Ahora se habla bastante de investigar nuevas tecnologías que remuevan el CO2 de la atmósfera y así enfriar el planeta. Han habido intentos pero su principal crítica es que ocupan grandes cantidades de energía para operar y no son costo-eficientes. Sin embargo, tenemos una opción más barata, bonita, y con numerosos beneficios: los árboles.

Recordemos que a través del proceso de la fotosíntesis los árboles remueven el CO2 de la atmósfera y liberan oxígeno en el proceso. Es nuestra forma natural de limpiar la atmósfera. Además, entre más árboles tengamos, mejor podemos contrarrestar los efectos del aumento de temperatura, ya que su sombra puede disminuir la temperatura circundante entre 3ºC y 6ºC según varias fuentes. Esto se vuelve particularmente importante en las ciudades, ya que éstas actúan como islas de calor debido a la cantidad de concreto y asfalto que absorbe esa energía. Entre más árboles rodeen las edificaciones, menor será el gasto en aires acondicionados.

¿Han observado cómo los conductores se pelean la sombra para parquear? Bueno, mejor sembremos más árboles y de paso usemos el carro menos. Adicionalmente, damos casa a numerosos seres, desde aves y mamíferos hasta insectos importantes para el ecosistema. Escoja especies nativas, busque un lugar apropiado y asegúrese de cuidar el arbolito hasta que esté lo suficientemente fuerte para sobrevivir. Es una hermosa actividad en familia y es un corto tiempo invertido para algo que durará cientos de años en darnos sus beneficios.

4. Para conmemorar este mes de la mujer, no podíamos dejar pasar una de mis acciones favoritas: apoyar la participación de las mujeres en puestos de toma de decisiones.

Actualmente, hay una gran brecha entre la participación política de mujeres y de hombres., la cual aumenta conforme lo hace la jerarquía. Por esto, se hacen necesarias iniciativas que no solamente brinden a las mujeres experiencias y oportunidades para desarrollar capacidades, empoderamiento y nuevos liderazgos que las motiven a alcanzar posiciones altas de influencia y toma de decisiones, sino que también posicionen culturalmente el rol de las mujeres como tomadoras de decisión y la perspectiva de género en la elaboración de política pública.

Esta participación de las mujeres se vuelve esencial cuando se entiende que los efectos del cambio climático varían según los grupos que conforman la sociedad y que en el actual contexto, las mujeres son especialmente vulnerables a sus efectos. La desproporción en que las mujeres son afectadas se debe en su mayoría a los roles culturales que tienen dentro de la dinámica familiar y laboral, la falta de acceso a recursos, las limitaciones para llegar a espacios de toma de decisión y por todo lo anterior, su menor capacidad para responder a los efectos de los fenómenos climáticos extremos causados por el cambio climático, los cuales continuarán intensificándose en los próximos años.

La incorporación de la perspectiva de género en la creación de política climática se vuelve fundamental para generar soluciones apropiadas basadas en las necesidades particulares, las oportunidades y la capacidad de respuesta a los riesgos, tomando en cuenta que los impactos de estas políticas responden a las inequidades existentes.

Según la UNFCC, la participación activa de las mujeres a nivel político ha resultado en una mayor respuesta a las necesidades de la población, ha incrementado la cooperación entre grupos políticos y étnicos, y ha resultado en la consecución de la paz.

Además, a nivel local la inclusión de las mujeres en posiciones de liderazgo ha llevado a la obtención de mejores resultados en los proyectos y políticas climáticas. Sin la participación de las mujeres, las políticas y proyectos podrían incrementar las inequidades y disminuir su efectividad. Así que si sos mujer y querés ser agente de cambio desde un puesto de toma de decisión en tu comunidad, ¡ADELANTE! Te necesitamos.

Para el resto, apoyemos a estas mujeres y reconozcamos el increíble valor de su participación en lograr el cambio que realmente necesitamos. Si tenés hijas, sobrinas o nietas, muéstreles que son líderes y por ende capaces de generar cambios y cambiemos la narrativa hacia una de empoderamiento.

Para terminar, recuerden: la buena noticia es que sí tenemos las soluciones a mano, que todavía estamos a tiempo para evitar los peores efectos del cambio climático y que al unir todos los esfuerzos individuales se terminará formando una masa crítica capaz de crear cambios sustanciales. Y en todo esto, tenemos un papel protagónico para vos y tu familia.

  • Para leer la primera parte de este artículo ingrese AQUÍ. 

Ximena Loría

Ximena Loría

http://mision2grados.org/

Bióloga y Máster en Recursos Naturales y Paz, de la Universidad para la Paz. Miembro activo de la organización Climate Reality Leadership Corps desde el año 2016. Fundadora de la organización Misión 2 Grados, la cual se dedica a comunicar, educar y sensibilizar a la población sobre la crisis climática y sus soluciones.

Artículos relacionados