CR Actualidad

Genera contenido de valor en la red

¿Cómo puede mi familia ayudar a combatir el cambio climático ante la nueva normalidad?

 ¿Cómo puede mi familia ayudar a combatir el cambio climático ante la nueva normalidad?

Imagen ilustrativa. Foto creada por freepik – www.freepik.es

Muchas personas le dijimos adiós al 2020 sin nostalgia ni tristeza, cansadas de no ver a nuestras familias y amistades, de la angustia por temas económicos y de la incertidumbre sobre el futuro.

La pandemia nos puso a prueba como sociedad y como personas, cambió nuestras prioridades y desvió nuestra atención de otros temas de gran importancia para nuestro bienestar y nuestro futuro.

Uno de esos temas que quedaron rezagados dentro de las familias costarricenses tiene que ver con el cuidado del medio ambiente.

El uso de bolsas plásticas volvió a subir, dejamos de ir a restaurantes pero aumentaron los pedidos para llevar o express con el consiguiente aumento en los desechos y miles de mascarillas desechables ahora descansan en los relleno sanitarios,  calles, ríos y mares por los próximos 300 a 400 años antes de degradarse según el Gobierno español.

Las restricciones en la movilización de las personas sí disminuyeron las emisiones de CO2 provenientes del transporte pero las Naciones Unidas informa que pronto estarán a los niveles previos a pandemia y que esa disminución no tendrá efectos significativos en la cantidad total de gases de efecto invernadero en la atmósfera.

Todo esto mientras el año 2020 se perfila como uno de los tres años más calientes desde que se tiene registro histórico, acompañado de incendios voraces, cantidad récord de tormentas tropicales y desbalances en los sistemas hidrológicos alrededor del mundo.

Es simple, entre más CO2 liberamos a la atmósfera a partir de nuestras actividades diarias, más calentamiento habrá y más eventos climáticos extremos experimentaremos, con consecuencias negativas previsibles en la economía y en la sociedad.

La buena noticia es que sí tenemos las soluciones a mano, que todavía estamos a tiempo para evitar los peores efectos del cambio climático y que al unir todos los esfuerzos individuales se terminará formando una masa crítica capaz de crear cambios sustanciales.

Es por ello que les compartiré 12 acciones que toda familia puede tomar en el transcurso de este año para combatir el cambio climático y ayudar al medioambiente, aun en medio de la pandemia.

En esta primera entrega, nos enfocaremos en las siguientes cuatro acciones:

  1. Disminuya su consumo de plástico: no es solamente porque se acumula en el ambiente y porque islas enormes de plástico se han formado en el océano afectando la vida marina. Es porque el 75% de los químicos derivados del petróleo se usa para la producción de plástico. En otras palabras, al consumir plástico consumimos petróleo y producimos CO2. Volvamos a las bolsas reutilizables, a los carritos de compras, a los recipientes de vidrio o metal para transportar comida, a las vajillas de vidrio de nuestras casas y a las botellas de agua reutilizables. Busquemos productos con materiales alternativos al plástico, de fácil degradación. Ahora hay una amplia oferta de productos novedosos hechos por emprendimientos pequeños. No importa que edad tengás, tu primera botella desechable o juguete de plástico todavía existe en este mundo. El hecho de que no lo veamos no quiere decir que ya no existe.

 

  1. Adopte el compostaje: un gran porcentaje de lo que acaba en nuestros basureros es materia orgánica, es decir, restos de alimentos producidos durante su preparación y los sobros de comida. Si esta materia orgánica se descompone sin oxígeno, como sucede en los rellenos sanitarios donde termina nuestra basura, produce otro potente gas de efecto invernadero llamado metano. Es por eso que en vez de tirar estos restos a la basura, tenemos que compostarlos. Hay composteras de diferentes precios en el mercado o pueden elaborarse de manera casera. Lo importante es utilizar desechos vegetales y no cárnicos. A cambio, tendremos un excelente abono para nuestras plantas. Existe mucha información sobre compostaje pero para empezar puede utilizar esta guía elaborada por la Municipalidad de Heredia o bien leer: ¿Cómo hacer una compostera en casa?

 

  1. Disminuya el desperdicio de comida y vigile su dieta: primero debemos entender que un tercio de toda la comida que se produce en el mundo se desperdicia. Las familias contribuyen a esta pérdida al priorizar estándares estéticos al elegir sus alimentos, lo cual deja de lado productos perfectamente consumibles. Además, mucha de la comida que se compra no se llega a utilizar en el tiempo adecuado y termina echándose a perder. Por otro lado, se cocina más cantidad de lo necesario y el exceso termina en el basurero. Una buena planificación del menú y de la cantidad de comida a comprar y cocinar, además de llevar dietas más sostenibles (introduciendo más vegetales y producidas de manera orgánica por ejemplo) podría ahorrar, según el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, 12.4 gigatoneladas de CO2, lo cual equivale a sacar de las calles a 2700 millones de autos. Beneficio extra: mejoramos nuestra salud al comer cantidades adecuadas de alimentos más saludables. En estos tiempos en que la salud es tema de moda, cuidarla de manera preventiva debería ser una de nuestras principales metas.

 

  1. Cambie su forma de moverse: el sector transporte es el principal emisor de gases de efecto invernadero en Costa Ruca. durante el último año muchas personas tuvieron que trabajar desde casa y limitar sus desplazamientos por las medidas sanitarias contra el COVID-19. Las empresas tuvieron que mejorar también sus páginas web para vender online y despachar sus productos. Nos dimos cuenta que muchos de nuestros viajes en carro podían evitarse y así tener más tiempo para nuestras familias y otros asuntos importantes. Estos cambios son importantes de mantener en la medida de lo posible ya que cada vez que nos desplazamos en automóvil o transporte público, liberamos CO2. Pero no solamente tenemos que enfocarnos en evitar desplazarnos innecesariamente sino en desplazarnos de manera sostenible cuando debemos hacerlo. Las ventas de bicicletas se dispararon el año pasado no solo porque para muchos los gimnasios dejaron de ser una opción sino que también se buscó evitar el uso de autobuses, donde las posibilidades de contraer la enfermedad aumentan. Ahora tenemos más bicis en las calles que no emiten gases de efecto invernadero y por si fuera poco, personas más sanas. Luego de tanto aislamiento, caminar al supermercado o al banco nos permite ejercitarnos, ver más personas, relacionarnos con nuestros vecinos y apoyar los comercios de nuestra comunidad. Si se cumplen las medidas de distanciamiento, el uso de mascarillas y el lavado de manos al llegar a casa, caminar es perfectamente seguro.

El 2020 nos enseñó que hay muchas cosas que no podemos controlar pero tenemos que enfocarnos en que sí tenemos control sobre nuestros hábitos y acciones. Es entendible que el cambio climático cause preocupación. Pero lo que siempre me digo es: No se preocupe, ocúpese. Cada vez somos más ocupándonos y también te necesitamos a bordo. ¿Nos acompañás?

Nos vemos pronto con más acciones.

Ximena Loría

Ximena Loría

http://mision2grados.org/

Bióloga y Máster en Recursos Naturales y Paz, de la Universidad para la Paz. Miembro activo de la organización Climate Reality Leadership Corps desde el año 2016. Fundadora de la organización Misión 2 Grados, la cual se dedica a comunicar, educar y sensibilizar a la población sobre la crisis climática y sus soluciones.

Artículos relacionados