CR Actualidad

Genera contenido de valor en la red

¿Cómo construir mi perfil profesional e impulsar mi carrera?

 ¿Cómo construir mi perfil profesional e impulsar mi carrera?

Imagen ilustrativa. Foto creada por diana.grytsku – www.freepik.es

A lo largo de este 2020, una de las sorpresas más compartidas por los costarricenses, ha sido la inestabilidad laboral. Cambios inesperados, despidos masivos, suspensiones, condiciones de trabajo de alta incertidumbre, renuncias por situaciones diversas, muchas decisiones difíciles e inestabilidad general.

Basta con ver los datos del INEC para comprender la magnitud del tema, donde más allá del porcentaje de desempleo del país, indicadores como el impacto por género y por zona geográfica, muestran el entorno complejo que día a día enfrentamos como sociedad.

Las reducciones de salarios y de jornadas, por ejemplo, no se “tangibilizan” en un simple número, hay que empaparse de la realidad con casos de familiares, amigos y vecinos, para entender los diferentes retos de la fuerza laboral impactada. Pero de igual manera, experimentan los mismos temores y momentos de decisión (e indecisión) que la población desempleada.

En junio del 2020, ante mi propia necesidad de encontrar nuevos proyectos de consultoría, azotados por la temporada cero de turismo, decidí que era momento de diversificar y asumir la aventura del emprendimiento. Lo que había iniciado desde hace un par de años como un apoyo esporádico a amigos, se convirtió en un servicio de transformación de perfiles profesionales. Con un enfoque en crear currículums de impacto, pero a la vez profundizando en temas complementarios como los primeros pasos ante la búsqueda de oportunidades laborales, el networking, las bolsas de empleo, las temidas entrevistas, por mencionar los principales. 

En poco tiempo he percibido que tenemos muy arraigado el hábito de dedicarle poco o nada de tiempo a nuestro currículum. Nos da pereza, lo vemos como un simple papel, y no vemos más allá de todo el potencial que puede surgir a partir del mismo.

El tener un perfil profesional congruente y atractivo, funge como una herramienta de branding personal, de posicionarnos en un mercado tan pequeño como Costa Rica, donde nos reconozcan y seamos referentes en un sector o en un tema. Y toda esta construcción inicia mediante el ejercicio del currículum, que luego le podemos dar diversas aplicaciones y no solo para compartirlo con reclutadores.

Así que después de bastantes conversaciones con profesionales de todas las industrias, de Costa Rica y de otros países latinoamericanos, quisiera compartirles algunos consejos para construir su propio perfil, su currículum y lo más importante, fortalecer su autoconocimiento y confianza.

Imagen ilustrativa. Foto de Negocios creado por yanalya – www.freepik.es

Verdaderamente el buscar trabajo es un trabajo como tal, y requiere de un objetivo muy claro, cuyo deseo de cumplirlo nos dará la energía necesaria para ir tras él.

Y justamente ese es el punto de partida, entender mi situación actual y fijarme un objetivo preciso, para enfocar mis acciones hacia este. No es lo mismo estar desempleado y en búsqueda activa, que si aspiramos a un mejor cargo, pero aún tenemos el nuestro. El desafío del momento significará una gestión distinta de metas, tiempo para accionar, nivel de discreción al concursar en procesos de reclutamiento, entre otras variables. 

En caso de no dedicar un espacio a conocernos y planificar la búsqueda de empleo, se podrá caer en movimientos poco efectivos pero altamente desgastantes como lo es aplicar a cuanta vacante aparezca, enviar el mismo currículum sin importar el cargo o empresa, o en el mejor de los casos, tener entrevistas, pero sin preparación alguna.

Propiamente en cuanto a la creación de un currículum de impacto, hay una amplia gama de posibilidades. Las plantillas elaboradas que se encuentran en internet, nos hacen correr el riesgo de enfocarnos más en lo estético que en el contenido. Si bien el tema de colores, de estructura de la información y de uso de elementos gráficos, propicia documentos más agradables, si no incluye un contenido a la medida, que demuestre logros alcanzados y demás información pertinente acorde a la vacante de interés, perderá el efecto que queremos generar.

Iniciando con el contenido, basada en las típicas preguntas que acostumbro recibir, los currículum atractivos actualmente no contienen: foto del profesional, datos muy personales ni referencias laborales. Aclaro que cada una tiene sus excepciones y tratos especiales, principalmente en torno a la descripción de la vacante que nos solicite lo anterior. 

Otro de los temas clave es la longitud del documento. Debe ser de 1 o 2 páginas como máximo, pues recordemos que nuestro currículum es visto en promedio durante 7 segundos por parte de los encargados de recursos humanos. Así que con mucha más razón debemos ser concisos y cada palabra que se decida incluir, deberá tener un propósito. 

Esto también tiene sus excepciones, así que menciono las más comunes. Para aquellos del ámbito creativo, o cuya trayectoria y/o estudios complementarios abarca mucho contenido, una buena opción es crear un portafolio, un documento aparte más versátil, que de igual manera deberá ser depurado.

Por otro lado, si tengo un perfil junior o estoy iniciando mi carrera, para compensar la poca experiencia laboral, puedo destacar experiencias de liderazgo, voluntariados, mentorías, trabajo comunal universitario, entre otros.

La redacción de cada cargo desempeñado debe ser estratégica y enfocada en logros. No nos quedemos con la descripción del puesto que de por sí se espera que hayamos cumplido. Tenemos que demostrar el impacto que hemos generado desde nuestra área de acción. El liderazgo tiene poco que ver con cargos y etiquetas de la empresa, sino con la actitud e intención con la cual asumimos nuestro trabajo. En esta sección es primordial cuantificar las actividades en la medida de lo posible. 

Algunos ejemplos de funciones y logros que destacarían en un CV: Monitoreo de estrategia de precios de +100 productos de cuidado personal, lanzamiento de campaña de publicidad en 4 países centroamericanos, supervisión directa de 5 técnicos del equipo de mantenimiento, incremento del 12% en ventas del canal tradicional, disminución del 20% en costos operativos de productos de la categoría infantil, y así con todas aquellas contribuciones que queremos destacar. 

Es imperativo utilizar el lenguaje clave del sector y del tipo de posición laboral que tengo. Palabras que son atractivas para continuar leyendo nuestra hoja de vida. Aparte que esta recomendación también se justifica en el sentido que si es un algoritmo que filtra los 400 CVs que llegan para un puesto, si no tenemos la palabra adecuada quedamos fuera automáticamente, aún cuando podamos tener experiencia en este tema.

De la mano de este consejo, viene crear un perfil profesional, que no es más que un párrafo corto de unas 4 o 5 líneas donde compactamos quiénes somos y qué pueden esperar de nosotros. Se coloca al inicio del currículum. Acá es importante combinar habilidades técnicas y blandas. Adicionalmente, se mencionan los años de experiencia, las industrias en las que me he desempeñado, si aparte del trabajo he emprendido algún negocio por mi cuenta, y en sí, un compendio de nuestra identidad profesional.

Importante destacar que el currículum debe ser un documento dinámico y de renovación constante, si bien lo revisamos este año ante una incidencia laboral, llegará ese siguiente trabajo, un nuevo curso virtual, o una experiencia adicional de voluntariado, que debemos incluir en el documento. Y así durante todo el resto del camino profesional.

Cierro con dos acciones que hacen la diferencia y fortalecen el primer paso del currículum.

  • Por un lado, investigar a fondo aquellas empresas de las cuales quisieran ser parte, los informes anuales publicados en los website son perfectos para encontrar estos datos curiosos de cada organización. También saquemos provecho de las redes profesionales donde estamos a un click de contactar a cualquier persona, sea por su rol, empresa o país.
  • Una vez superada la fase de aplicación e investigación, si tenemos la oportunidad de ser entrevistados, saquemos el máximo provecho de esta. Debemos llegar preparados para responder todo tipo de preguntas, practicar posturas y expresiones faciales ayuda muchísimo. Lo idóneo es tener un rol activo y llevar preguntas del puesto, del área y de la empresa, podemos mencionar algún tema desafiante que sabemos que podrían estar viviendo, y ante todo, ir con buena disposición y mostrar seguridad al hablar.

Ahora, claro está que aún cuando tengamos un currículum nítido y nos preparemos para las entrevistas, no podremos escapar de los rechazos y de las oportunidades que no se concretan.

La autora de bestsellers en liderazgo y recursos humanos, Brigette Hyacinth, habla de 7 lecciones aprendidas del rechazo laboral:

1. La vida no es justa, en ocasiones podremos ser los mejores candidatos y aún así no ser elegidos.

2. Lo que es para uno, llegará de una u otra manera, en el momento oportuno.

3. Usar el rechazo como introspección y vehículo para mejorar.

4. Mantener una actitud positiva y constante.

5. No somos rechazados, somos redirigidos.

6. El rechazo no es una medida de nuestro valor propio.

7. Creer en uno mismo e intentarlo todas las veces que sea necesario, pues la puerta adecuada se abrirá para nosotros. 

Este año tan particular que vamos cerrando nos ha enseñado que a veces todo se derrumba, a como después vivimos un repunte inigualable, pero justamente por ese vaivén de circunstancias, debemos estar más preparados que nunca. A trabajar con el mayor ímpetu en nuestro bienestar, que de ahí hacia afuera se proyecta la estabilidad a la hora de tomar decisiones laborales, donde podremos asumir los demás retos que nos esperan en el periodo de recuperación que se avecina.

Karina Víquez Murillo

Karina Víquez Murillo

Consultora de Estrategia y Sostenibilidad, apasionada por las empresas responsables y las iniciativas de impacto socioambiental, con amplio conocimiento del ecosistema empresarial regional. Administradora de Negocios por la UCR y con un MBA internacional en la IE Business School de Madrid.

Artículos relacionados