CR Actualidad

Genera contenido de valor en la red

Clave para la calidad de vida de personas adultas mayores: la formación de sus cuidadores

 Clave para la calidad de vida de personas adultas mayores: la formación de sus cuidadores

Imagen ilustrativa. Foto creada por jcomp – www.freepik.es

Tradicionalmente pensamos que los cuidados de las personas adultas mayores se ejecutan cuando estas presentan dependencias asociadas. Nada más alejado de la realidad.

Los cuidados se refieren a las diferentes acciones que realizamos en nuestras vidas cotidianas cuando nos relacionamos con las personas adultas mayores, independientemente del vínculo que tengamos con ellas y de la condición de autovalencia/autonomía que ellas presenten.

Estamos frente a la puesta en práctica de una novedosa forma de pensar los cuidados: la corresponsabilidad de los cuidados. Donde las personas adultas mayores tienen voz y voto con relación a cómo quieren ser cuidadas y esto repercute directamente en la organización de bienes y servicios que el mercado ofrezca para satisfacer las necesidades de cuidados de las personas mayores.

La dotación de recursos humanos capacitados en materia de cuidados gerontológicos no es la excepción.

Lo anterior por cuanto, la experiencia de 22 años formando personas cuidadoras de personas adultas mayores, nos ha enseñado que los cuidados no versan únicamente en una visión biológica, sino que existen otros modos de cuidados.

Uno de ellos se puso en evidencia a raíz de la crisis generada por covid 19 y es el cuidado del afecto, de la integración social de las personas adultas mayores, y como rezan los objetivos de desarrollo sostenibles, de no dejar a nadie atrás.

De este modo, se puede argumentar que tenemos una variedad de personas cuidadoras gerontológicas; las afectivas, que serían aquellas personas que todos los días conversan (aunque sea con intermediación digital) con las personas adultas mayores, y que les nutren para que el resto del día -o de la noche- sea agradable.

También encontraremos cuidadores administrativos, que son aquellas personas que colaboran organizando citas médicas, compras de alimentos y servicios públicos, las finanzas de la persona adulta mayor, entre otras tareas. Y también encontraremos a la persona cuidadora de atención directa, es aquella que se encuentra en presencia de la persona adulta mayor compartiendo con ella la cotidianidad.

Y llegados a este punto sobresale un elemento trasversal ¿cuáles conocimientos se deben tener para ejecutar cuidados de personas adultas mayores? Y no menos importante ¿porqué es necesario tener capacitación para cuidar personas adultas mayores?

Para dar respuesta a estas interrogantes, lo primero que debemos considerar es que como país nos hemos envejecido. Según datos del Segundo Informe del Estado de la Persona Adulta Mayor, elaborado por El Consejo Nacional de la Persona Adulta Mayor -CONAPAM- durante el año 2020, en nuestro país tenemos un total de 625,930 personas adultas mayores y se espera que para el 2030, la cantidad de mayores represente un 16% de la población total; es decir, más de un millón de personas adultas mayores. Este crecimiento poblacional, que es de orden mundial porque toda la humanidad está envejecida, contrae una serie de demandas de bienes y servicios derivadas de los cuidados. Mundialmente se le conoce como la economía plateada.

En segunda instancia debemos recordar que la ejecución de los cuidados ha estado tradicionalmente en manos de las mujeres, y también fue uno de los elementos visibles durante la pandemia del Covid 19 en el año 2020. Apenas este año 2021, el Instituto Nacional de las Mujeres empezó una investigación para conocer cómo afectó la crisis del COVID19 a las mujeres cuidadoras de personas adultas mayores. Deberemos esperar que nos presenten resultados para conocer qué nos pasó; aunque intuyo que usted estimada persona lectora, ya tienen la respuesta.

No obstante, la responsabilidad de los cuidados se puso en discusión en la sociedad civil y la mayoría de las personas nos vimos involucradas en asumir la labor de cuidados de las personas adultas mayores.

Elementos como el teletrabajo, la limitación de libre tránsito y la educación virtual confabularon para que las familias -y toda la sociedad- pudiéramos visualizar la verdadera dimensión de los cuidados; es decir, de cómo satisfacer las necesidades de los cuidados y a la vez, definir una ruta de cómo nos debemos cuidar entre todos, incluidas las personas adultas mayores, ya no sólo como receptoras sino como un actor más.

Y justo acá, se evidenció la necesidad de disponer de conocimientos para cuidar personas adultas mayores. La oferta formativa de parte de institutos no se hizo esperar y es muy frecuente observar ofertas de capacitación para cuidar desde una perspectiva exclusivamente biológica y en ocasiones centrada en un enfoque médico-rehabilitador.

Es decir, se delimitan los cuidados desde una perspectiva asociada a las dependencias y las enfermedades; elementos que no siempre estarán presentes en la vejez.

En la línea de formación de personas cuidadoras de personas adultas mayores y con el objetivo de que, por un lado se pueda generar recurso humano con competencias para incorporación al mundo del empleo y por el otro se pueda brindar respuesta a los mandatos legales de la Convención Interamericana de protección de los derechos de las personas adultas mayores y de las leyes nacionales relacionadas con la vejez y el envejecimiento, un grupo de profesionales de diversas organizaciones públicas y de la sociedad civil, se vincularon ad honorem para aportar a la creación del estándar nacional de cualificación para la formación técnica de personas cuidadoras de personas adultas mayores. Mismo que ya se firmó por parte de la Ministra de Educación.

La relevancia de este estándar es que define, en primer lugar, un mínimo de calidad que deben detentar las personas que se incorporan al mundo del empleo como oferentes de servicios de cuidados de personas adultas mayores.

En segundo lugar, contribuye a dinamizar la economía nacional, generando empleos de calidad donde las familias, organizaciones de personas adultas mayores y turismo internacional pueden contratar servicios de calidad para los cuidados de sus seres queridos que son personas adultas mayores.

En tercer lugar y no menos importante, la calidad de vida de las personas adultas mayores se verá impactada positivamente, pues los cuidados se estructurarán desde un enfoque de atención centrada en la persona, envejecimiento activo y calidad de vida.

De ahí que los conocimientos que cualquier persona que desee dedicarse a la labor de cuidados de personas adultas mayores debe considerar aspectos biológicos, psicológicos, sociales y espirituales, teniendo siempre en el centro de las acciones y como punto de partida, a la persona adulta mayor. Ya no basta con dotar de alimentos y aseos, sino que debemos atender a la persona adulta mayor en todas sus dimensiones de ser humano.

La importancia de disponer, como país, de este valioso recurso humano, cuidador de personas adultas mayores, repercute en una demanda para que se generen empleos de calidad, que, a la vez, favorezcan la calidad de vida de las personas trabajadoras y de los usuarios finales de las acciones de cuidados, por lo cual formarse como persona cuidadora de personas adultas mayores es una responsabilidad moral y también es un magno acto de amor,  pues como dice Boff (1990), cuando cuidamos amamos y cuando amamos cuidamos.

Caminemos juntos en esta nueva cultura de los cuidados, cuidémonos juntos, favorezcamos la calidad de vida de las personas cuidadoras y de las personas adultas mayores y con ello impactemos y dinamicemos la economía nacional, desde una economía plateada.

Le invitamos a visitarnos en nuestras redes y a formarse como persona cuidadora gerontológica. Es una hermosa labor técnica, son los cuidados del amor.

Kattia Sevilla

Kattia Sevilla

https://oifa.principalwebsite.com/

Máster y Directora de Orientación Integral para la Familia. Gerontóloga, educadora y trabajadora social, con más de 20 años de experiencia. Dedicada a capacitar personas cuidadoras de población adulta mayor.

Artículos relacionados

1 Comentario

    Avatar
  • Me preocupa no estar preparada con una buena orientación para atender, cuidar y respetar la vida de un adulto mayor

Los comentarios están cerrados.