CR Actualidad

Genera contenido de valor en la red

5 historias de por qué la Asistencia Personal potencia la Autonomía Personal de las personas con discapacidad

 5 historias de por qué la Asistencia Personal potencia la Autonomía Personal de las personas con discapacidad

Foto ilustrativa. Foto creada por freepik – www.freepik.es

Generalmente vamos por la vida preocupados por situaciones cotidianas como: las cuentas que hay que pagar, no llegar tarde al trabajo, que cocinará -si es que cocina-que, si hago dieta o no, no olvidar la mascarilla ni el alcohol -estas recién adquiridas por esta nueva realidad- Y vivimos además nuestra existencia realizando un sin número actividades de las llamadas de la vida diaria.

Entre ellas levantarse de la cama, bañarse, vestirse o trasladarse de un lugar a otro, ya sea con fines laborales o recreativos, entre otras acciones, tan rutinarias o comunes para miles de personas que casi pasan desapercibidas, hasta que ocurre algún acontecimiento que nos hace darnos cuenta que aquellas que parecían simples acciones son ahora indispensables y se nos hacen valiosas para sobrevivir el día a día.

En artículos anteriores ya hemos indicado sobre el servicio de asistencia personal y la gran importancia que esta tiene para las Personas en situación de discapacidad que reciben este apoyo, mismo que revindica la dignidad de esta población.

Dignidad que se ve minorizada cuando las personas nacen con una determinada patología o adquieren una situación de discapacidad sea por un accidente de tránsito -tan común hoy día- o por un menoscabo en su salud, totalmente inesperado. Esto por cuanto se deja de tener las funciones para realizar aquello que nos era tan corriente.

Sin embargo, siendo que para este once de noviembre se cumplirá un año que a través del Centro de Vida Independiente Morpho se brinda el servicio de asistencia personal a varias personas de Pérez Zeledón, queremos que no solamente mencionar sino mostrarles a viva voz de los protagonistas, cuanto les cambia la vida. para positivo- cuando se cuenta con este apoyo hoy subsidiado por el Estado.

Conoceremos a Rocío Morales, una vecina de San Francisco, docente de vocación, esposa y madre 100% de “rango” como dirían en esta tierra. Quien un once de octubre del 2017 -tres años atrás- la vida le tenía preparada todo un mundo nuevo, dónde su fortaleza le sería probada, ya que adquirió una situación de discapacidad en un accidente automovilístico.

También está Aida González Brenes o “Chiqui” como la conocemos quienes tenemos la dicha de estar entre sus amigos y amigas. Aida nació en San Vito de Coto Brus, pero hace veinte años migro a Pérez Zeledón con toda su familia, Ella presenta la situación de discapacidad física debido a la isteoposis que le ha producido desgaste de huesos y deformaciones. Su situación no le ha impedido que recientemente se graduara como secretaria ejecutiva y que curse el tercer cuatrimestre en la carrera de Trabajo Social.

Yessenia Jiménez Guadamuz, amante de las plantas, la cual es también una gran activista de los derechos de las personas en situación de discapacidad, que lidera el Centro de Vida Independiente Kadota en Guápiles, es además graduada de bachiller en la enseñanza del idioma inglés y debido a su condición de distrofia muscular su familia fue durante un tiempo quien le dio el apoyo en la asistencia, lo que la limitaba mucho para poder ejercer su autonomía plenamente.

Otra de las personas beneficiadas de este servicio es Jonathan Méndez Navarro, psicólogo de profesión, quién desde hace seis años está casado con Ana Vargas Otárola, y que desde su nacimiento presenta la condición de Distrofia muscular por síndrome de werning Hoffman, la cual le significa grandes esfuerzos para realizar actividades básicas ya que su condición es de mayor compromiso a las demás situaciones de discapacidad.

Hoy en día con el apoyo de la asistencia personal puede dedicarse a ejercer su profesión sin depender de su familia y a disfrutar de su relación de pareja como la haría cualquier otra persona.

Susana Solís Castro, en febrero del próximo año cumplirá un año de recibir este beneficio, abogada y activista por los derechos del colectivo en situación de discapacidad, usuaria de sillas de ruedas electrónica, debido a la condición de espina bífida, sabe muy bien la importancia que tiene este servicio no solamente para su persona sino para toda la población, ya que ella misma ha podido experimentar la diferencia que existe cuando se recibe el cuidado de un familiar y la de un asistente personal, ya que este servicio le ha brindado toda la autonomía y plenitud que soñaba.

Cinco personas que tienen en común vivir en la situación de discapacidad, así como ser personas que han vuelto a sonreír y vivir al máximo su autonomía, gracias al servicio de la asistencia personal.

Servicio que se aspira se brinde a todo el país para que sean más las vidas que pasan de la incertidumbre y de la dependencia a la libertad de saberse personas con dignidad y poder de decisión que tienen mucho que aportar a la sociedad.

Wendy Barrantes

Wendy Barrantes

Licenciada en Derecho. Activista por los derechos de las personas con discapacidad. Fundadora del Centro de Vida Independiente Morpho.

Artículos relacionados