CR Actualidad

Genera contenido de valor en la red

¿Qué tipo de trabajos realizan las personas privadas de libertad en Costa Rica?

 ¿Qué tipo de trabajos realizan las personas privadas de libertad en Costa Rica?

Imagen ilustrativa. Foto creada por prostooleh – www.freepik.es

En Costa Rica las personas privadas de libertad también realizan actividades laborales que impulsan la economía.

De hecho, el Gobierno dio a conocer que, por medio de las alianzas público–privadas y público-público, se ha logrado atraer 16 proyectos laborales a centros penitenciarios, abriendo más de 500 alternativas de ocupación para personas privadas de libertad.

En el marco del “Construyendo Oportunidades”, se ejecutan proyectos como jardinería, textiles, empaque de bolsas, confección de bisutería fina, elaboración de artículos de oficina y reciclaje.

Estas iniciativas son respaldadas por empresas como Polymer, FIFCO, AMPO, Costa Rica Fashion Week, Servicios Ecológicos, así como instituciones como el Registro Nacional y la Caja Costarricense de Seguro Social.

Además, están por entrar en acción otros nueve proyectos, con más de 300 ocupaciones, de elaboración de productos de concreto, de muebles, manejo residuos sólidos y producción agrícola.

Esto programas laborales funcionan en los centros penitenciarios CAI Vilma Curling, CAI Jorge Arturo Montero Castro y el CAI Ofelia Vincenzi.  Asimismo, están por abrirse oportunidades en los CAI Nelson Mandela (San Carlos), Antonio Bastida de Paz (en Pérez Zeledón), CAI Liberia, Semi Institucional Liberia y Semi Institucional San Luis.

“El trabajo es la herramienta por excelencia para que una persona se reconozca a sí misma como un integrante digno y productivo en la sociedad, que la hace sentirse capaz de lograr metas y eso es justamente lo que se busca con la población privada de libertad: que se sienta en capacidad de trascender sus errores e ir por más cosas buenas para su vida”, comentó la ministra de Justicia y Paz, Fiorella Salazar Rojas.

Por su parte, unos 2.531 privados de libertad laboran en ocupaciones que la Dirección General de Adaptación Social tiene disponibles en centros penitenciarios y para personas adscritas al régimen semi institucional.

Estas posibilidades son utilizadas, por ejemplo, para el mantenimiento de los ámbitos penitenciarios y proyectos agrícolas e industriales por el que perciben un incentivo económico de entre ¢15.000 y ¢45.000 mensuales, según el tipo de ocupación y los conocimientos para el desempeño de la actividad.

Adicionalmente, se promueve el emprendimiento de artesanías y de arte, actividad que se fortalece mediante la articulación de esfuerzos con el Ministerio de Economía, Industria y Comercio (MEIC) y el Instituto Nacional de Aprendizaje (INA).

De hecho, en Costa Rica, las personas privadas de libertad pueden participar en el programa “Oportunidades para la gestión artesanal”, una iniciativa que ha logrado la creación de perfiles artesanales, la optimización y la calidad de los productos y estrategias de mercadeo mediante catálogos virtuales, participación en ferias y articulación con cámaras de comercios, empresas privadas y gobiernos locales.

Gracias a ese esfuerzo, ya cuentan con su propia marca registrada: “Segundo chance”, un sello que reconoce a los productos elaborados por la población penitenciaria y que constituye el inicio de una certificación de marca costarricense.

Avatar

Floribeth González

Directora Editorial de CR Actualidad. Licenciada en Periodismo con más de 8 años de experiencia. Consultora en Comunicación Digital, Relaciones Públicas y Sostenibilidad. Especialista en RSE, Derechos Humanos y Resolución Alterna de Conflictos. Embajadora de Chicas Poderosas.

Artículos relacionados