CR Actualidad

Genera contenido de valor en la red

Y ahora, ¿quién podrá resetearme?

 Y ahora, ¿quién podrá resetearme?

Imagen de la película Comer, Rezar, Amar con Julia Roberts.

A esta hora, Julia Roberts está frente a mi televisor siendo como siempre una obra de arte. Llora igual que lo hice yo en su momento, abraza como normalmente solemos hacer cuando estamos unidos a algo o alguien, pero principalmente cuenta una historia que más que plasmarse en papel, se debería escuchar con atención tal como lo hice yo y tal como lo sigo haciendo prácticamente todos los días.

Soy un aficionado a la película “Eat, Pray and Love” (Ryan Murphy, 2010). Admito que nunca he podido leerme el libro, pero la película ha marcado tanto en mi vida como espero que usted en la suya pueda empezar a descubrir cosas que quizá ha estado preguntándose.

Inicié este texto con una almohada en la parte de atrás de mi cabeza, mi computadora en mis regazos y mi mente con un sin fin de indicaciones a mis dedos para que escriban de todo y para todos. Y sigo viendo la película y sigo escuchando cada frase hasta que llego al clímax de todo, al momento donde Julia Roberts dice: “todos queremos que las cosas permanezcan igual”. Y ahí es donde tiro las palomitas de maíz al aire y me detengo para regalarle estas líneas.

Se preguntará usted: ¿y qué tiene que ver la película que menciono anteriormente con temas de equipos de alto valor y pertenencia? Mi respuesta es que muchísimo. Y en las siguientes líneas, espero aportarle algo que pueda ser útil para sus estrategias organizacionales:

¿Qué sería de la vida sin cambios? ¿Qué sería de la vida sin hacer como decimos un “reset” personal? ¿Qué sería de la vida sin momentos donde nos derrumbamos? Son tres preguntas que en ciertas ocasiones he escuchado cuando tengo conversaciones largas y tendidas con mis amigos, clientes o colegas.

¿Qué pasaría si todo estuviera bien todo el tiempo? ¿Qué haríamos si no tenemos forma de esforzarnos para cambiar la situación? ¿Estaré siendo muy negativo? No.

Con el paso de los años, igual que Julia Roberts (quizá la uso mucho porque me identifico personalmente tanto con ella en ese personaje… ¡de verdad!) he encontrado que la vida tanto dentro como fuera de las organizaciones, se resume en tres aspectos:

– Sabor: cada proceso, cada palabra, cada momento tiene un sabor único. Malo, bueno, feo, amargo, dulce, robusto, sencillo, ralo. Llámelo como quiera. Lo que importa es que tenga sabor. Y desde el sabor sembramos todo. ¿Qué sabor le está impregnando usted como líder a la organización o a su equipo?

– Ruinas: no todo es color de rosa (siempre he pensado que eso está mal dicho porque ¿y si el rosa está viviendo una mala temporada?). La vida es una ruina constante. Nos caemos, nos levantamos, nos quedamos en el piso o a donde a usted mejor le gusta estar mal. La ruina es vital. La ruina deja ver vacíos, deja ver anomalías. La ruina nos deja vernos tal cual somos. Y he ahí donde florece todo. ¿Qué ruina ha tenido que visualizar usted en su equipo y cómo se está preparando para volverla a poner en pie?

– Cambio: muchas veces escuchamos en la calle o en las famosas charlas motivacionales: ¡transfórmese! ¡reinvéntese! ¡reanímese! ¿Acaso somos “Transformers” como para que la vida en un segundo nos regenere y le entremos de lleno a todo de un solo? No. El cambio es un proceso constante, incluso me atrevería a decir que es un proceso que nunca se acaba. Hacer un “reset” personal es volver a cocinar la receta con la que usted inició su proceso personal u organizacional como líder, pero comprando los ingredientes en otro lugar. El cambio es apaciguar el dolor, pero no matarlo. Es ver la perspectiva de la vida desde la cura y no desde la anestesia.

Yo hace muchos años, en mi faceta de empresario y líder organizacional quizá pueda decirle que estoy metido en un desierto personal. Un lugar donde hace mucho calor pero las noches son frías. Un lugar donde a veces no suelo ver la luz pero en otras ocasiones es demasiada la presión del sol. Cada gota, cada lágrima y cada sensación de avanzar es un paso gigante hacia la salida. Y siempre me pregunto: ¿qué habrá al final? ¿qué habrá al otro lado?

Así como yo sigo intentando salir adelante como líder y antes de ello, como ser humano, le invito a que usted lo intente.

No se si está en un desierto, en un pantano, en un carrusel de emociones. Lo que si se, es que el sabor que tiene su corazón al final le va a dar una cena maravillosa.

Pablo Mastroeni

Pablo Mastroeni

Bachiller en Relaciones Públicas por la Universidad Latina de Costa Rica y Licenciado en Marketing por ULACIT. Posee una Especialización en Design Thinking y Business Design por la Universidad VERITAS. Cuenta además con una Certificación Internacional en Team Building Experience® por la empresa chilena Humanagement y la International Coaching and Mentoring Federation (ICMF). Team Development Partner de la empresa BTA Business & Talent Advisor, firma especializada en Desarrollo de Talento Humano, Team Buildings, Coaching y Capacitación Empresarial. Socio Fundador de ExpoU. Posee más de 15 años de experiencia laboral en desarrollo de Team Buildings Corporativos, creación de contenido para formación de ejecutivos, planeación y desarrollo de Workshops utilizando metodologías y estrategias andragógicas y virtuales.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *