CR Actualidad

Genera contenido de valor en la red

Una invitación personal: ¡Renacé en este 2021!

 Una invitación personal: ¡Renacé en este 2021!

Imagen ilustrativa. Foto de Fondo creado por jcomp – www.freepik.es

¡Costa Rica Pura Vida!, una expresión con que cualquier costarricense se identifica, pero que ¡honestamente no refleja nuestra realidad social!, somos una sociedad altamente endeudada, con un gran número de personas con enfermedades físicas o mentales … o ambas, y muchas de estas asociadas al estrés por las circunstancias financieras.

Me encantaría apuntar que el 2020 nos enseñó a que podemos vivir con menos, pero ciertamente no lo haré, basta con recordar las filas de personas adquiriendo artículos innecesarios en el viernes negro, o los tumultos en las fechas actuales en los comercios y tiendas. Sin duda seguimos igual – o casi igual – como colectivo, con el mismo marco de pensamiento que hace un año.

Mi impresión es que hay una búsqueda de la identidad, del propósito o de la dignidad por medio de la adquisición material, que impulsa a que compremos, aunque no tengamos los medios económicos para pagar lo que estamos consumiendo y acudamos al crédito, crédito que luego nos asfixia.

Es como si pensáramos “soy lo que tengo”, que nos inclina a adquirir para demostrar, desvaliendo nuestra propia estima en función de objetos, y peor aún, perdiendo la perspectiva sobre el valor de las cosas, y sobre esto, me explico con un ejemplo: creo que la mayoría de las personas conocemos a alguien cuyo carro tiene un gran valor, no solo por lo monetario, sino en su sistema de valores, el carro de alguna forma le representa, ya no es un objeto, un chunche que nos puede facilitar la vida, sino una extensión de su propia autoestima, y entonces la vida del gato callejero o con casa pero de vida bohemia que se le acuesta en su apéndice de amor propio, vale menos, por lo tanto, ese ser con su propia vida y libertad debe ser “mandado a perder” o en el peor de los casos, “envenenar”, desaparecer para que no interfiera con el objeto de reconocimiento, siempre impecable.

Cuando damos más valor a un objeto que a una vida, entonces el orden y el equilibrio se perdió.

Es interesante notar como alrededor del planeta, en todas las culturas tenemos un fin y principio de año, un término y un inicio, un ciclo finito dentro de otro infinito al que hemos llamado tiempo, una fecha a la que simbólicamente le atribuimos mucho significado, y que a muchas personas afecta de forma positiva, pero a tantas otras de forma negativa. Las fechas son solo fechas, el significado que le demos, ese poder es solo nuestro.

En este contexto y con la posibilidad del acceso a la vacuna efectiva contra el COVID19, yo te invito a reflexionar sobre la forma en que deseas retornar a la “normalidad” en este nuevo año 2021, a que planeta querés regresar cuando salgamos de nuestras casas de nuevo sin ninguna restricción, a que tipo de sociedad deseas pertenecer, y cual va a ser tu relación con las otras especies que cohabitan en este planeta.

Te invito a buscar tu propio equilibrio, tu propio valor para retornar al orden del valor de las cosas, donde la vida de cualquier habitante de este planeta tiene más peso que cualquier objeto material reemplazable. Te invito a prosperar dejando atrás esas ataduras materiales, sobre el que dirán, buscando la aprobación y el amor por medio de las apariencias. Te invito a unirte al movimiento mundial por la liberación de las otras especies, porque al buscar la libertad de otres, encontramos la propia, entendiendo que los animales de otras especies existen por sus propias razones, no para las nuestras.

El 2020 si que nos dejó en claro como el quiebre en el equilibrio nos afecta, aunque lo hubiésemos negado durante siglos, considerándonos superiores, fuera del circulo de la naturaleza, cuando nosotros como especie somos parte de este hilo. Comimos animales silvestres y esto nos está matando.

Finalmente te invito a vivir este final y principios de un nuevo año cuestionándote tus patrones de consumo, te invito a invertir en experiencias, no en cosas, te invito a invertir en su salud, no en excesos y desperdicios, te invito a redescubrir tu propio valor, tu existencia tiene un propósito más profundo que el de comprar en un mall y trabajar para pagar las cuentas, pero solo lo podés encontrar cuando encontrés el equilibrio en el valor real de las cosas y su orden.

Te deseo un maravilloso renacer en este 2021, ojalá de la mano de quienes trabajamos por la liberación del planeta, un abrazo.

 

**Este artículo representa la opinión exclusiva de su autora.

**Este artículo corresponde a la columna mensual: La Señora Vegana.

Catalina Espinoza Ortiz

Catalina Espinoza Ortiz

Vegana. Feminista. Activista en favor de los animales. Psicóloga. Parte de la comunidad CR Actualidad con su columna: La Señora Vegana. Para consultas y comentarios, al correo: cattortiz@yahoo.com

Artículos relacionados