CR Actualidad

Genera contenido de valor en la red

Un recordatorio de que somos luchadores de corazón

 Un recordatorio de que somos luchadores de corazón

Imagen ilustrativa. Foto creada por freepik – www.freepik.es

Recién pasó el 11 de abril. Es una fecha importante en nuestra querida Costa Rica.

Esta celebración siempre me hace reflexionar sobre las batallas del pasado y las que muchas personas en el presente están viviendo.

La pandemia nos ha traído una nueva forma de lucha; tenemos muchos soldados arriesgando su vida para cuidar nuestro país de una amenaza y todo lo que han hecho es impresionante.

¿Quién es un militar?

Sus más grandes rasgos deben ser “decidido”, “inteligente”, “energético”, “flexible y capaz de adaptarse”, “capacidad de reacción”, “tener habilidades de comunicación, resolver problemas y trabajar en equipo”. Se dice que la persona militar debe estar preparada para vivir y trabajar en condiciones que, incluso cuando resultan ser poco favorables, siempre sacan lo mejor de sí.

¿No sienten aún todas estas características?

Déjeme recordarles sobre las veces que han tenido que madrugar ideando como Juanito Mora o los días que han pasado fortaleciendo batallas como Pacífica Fernández, o por si no lo recuerdan, vuelvan a leer las características y sé que se encontrarán en más de una.

Estamos envueltos en una lucha que inició desde afuera y se fue volviendo interna. Todo se encontraba muy lejos, la pandemia, las personas enfermas, la cuarentena, hasta que llegó a nuestro país. Ese nuevo enemigo, que nos fue encarcelando uno a uno, desde el centro de la capital, hasta las costas.

Cada uno de nosotros tuvo que aislarse de sus más queridos seres, de sus rutinas y de sus ámbitos preferidos. Y empezamos a notar que nos sobraba mucho tiempo dentro de casa. El tiempo que gastábamos en transporte, casuales charlas, mirajes de paisajes y respirar aire se trasladó y se quedó en rutina dentro de la casa. Del cuarto al baño, del baño a la cocina, la cocina al patio si es que se cuenta con ello y de nuevo al cuarto.

Se nos hace eterno el momento que despertamos e intentamos llenar esas horas del día. Unos agradecen el tiempo extra, otros agradecen el estar en familia, y todos tenemos una nueva rutina a la que nos tuvimos que ajustar.

¿No es eso una lucha como la de un soldado?

Leyendo las características de los militares, reconozco que son personas que deben pasar pruebas diarias que los retan a nivel mental y físicamente, y me doy cuenta de que muchas personas han tenido que llevar su límite mental y físico también en medio de todo.

Y sin malinterpretar que quienes se han puesto a hacer ejercicios en casa son las personas vencedoras, me gustaría que podamos explorar esto por un segundo: soldado no te hace tener el mejor cuerpo, ni la mente más ágil. Se trata de lo que puedes hacer, con lo que tenés en el momento. Algunas personas no se han creado una rutina para sudar los kilos porque están lidiando con la estabilidad mental propia, la de sus hijos, la de su cónyuge y hasta la de sus mascotas.

Con 24 horas por día, menos 8 para descansar apropiadamente, menos 6 para los tiempos de comida, baño y vestimenta, menos las horas dedicadas al trabajo, es natural que un poco de cordura se nos pierda entre tanta tarea necesaria a cumplir.

Nuestro cerebro está haciendo una nueva rutina bajo la presión por la amenaza de un virus. Esos momentos que salís de casa y se te olvida la mascarilla no es para menos, es como cuando aprendíamos una receta, andar en bicicleta o una tabla que uno que otro paso se nos olvidaba.

Ahora, imagina todo eso, más la presión de una amenaza real contra nuestra salud. Es increíble nuestra capacidad de adaptación y eso es lo que quiero que creas hoy. Todo el personal de medicina, todo el personal dedicado a sobrellevar esta pandemia en nuestro país lo ha hecho con honor. Pero también cada uno en casa, cuidando de nuestros pequeños, nuestros ancianos y nosotros mismos.

Importan las incomodidades, los retos, los desvelos, las preocupaciones, el animarte cada día para levantarte. Importan porque estás vivo, dales ese reconocimiento. Tuvo que llegar una tragedia mundial, para encontrarnos uno a uno con nuestro soldado interior.

Mariela Martínez

Mariela Martínez

Psicóloga Clínica por la Universidad Latina de Costa Rica. Capacitadora y docente universitaria. Especialista en Neuromarketing por el Tecnológico de Costa Rica. Coordinadora de proyectos.

Artículos relacionados