CR Actualidad

Genera contenido de valor en la red

¿Puedo compostar donde quiera? ¿Qué tan fácil es gestionar mis residuos orgánicos?

 ¿Puedo compostar donde quiera? ¿Qué tan fácil es gestionar mis residuos orgánicos?

Imagen de compostera tomada de http://nooleo.cr/

Cementar nuevos hábitos es difícil. Ya sea desde las dietas y el gimnasio hasta leer más libros o hacerse experto en tocar un instrumento, toma al menos un mes enseñarle al cerebro esa nueva acción. Sin embargo, el primer paso es el compromiso y tener una vida más sostenible no es la excepción.

Hace un tiempo me regalaron una compostera giratoria, pero no la había podido usar porque había podido realizar mi compostaje en un terreno desolado a la par de las líneas del tren. Pude generar la tierra más granulada y negra que he visto, símbolos de que era saludable y llena de nutrientes. Como nota adicional, le regalé de esta tierra a mis padres para que echaran en su jardín y ahora tienen plantas de tomates y chile dulces. El ciclo de la vida continuó.

Sin embargo, al mudarme lejos de mi compostera tradicional, tuve que decirme a mi misma: es hora de utilizar la compostera giratoria. Por dicha, el apartamento al que me mudé tiene un balcón, con las medidas perfectas para poner mi compostera. El edificio hasta el momento no me ha dicho que la retire por razones estéticas, por lo que es claramente aceptable tenerla.

Admito, que aunque ahora tenía mi compostera más cerca, fue difícil habituarme a ella. Estaba acostumbrada a tirar de todo a la compostera sin haber sido procesado. Todo excepto material animal, por supuesto. Incluso tiraba cartón, papel y hasta recipientes de plástico vegetal. En una compostera giratoria, el proceso de descomposición es diferente e incluso hay que procesar los restos para que vayan lo más deshidratados posibles.

El balance de nitrógeno y carbono, que pueden leer en más detalle aquí, es diferente y no se puede tener tanto carbono como en una compostera natural. Tampoco se pueden tirar restos vegetales podridos y mucho menos no se necesita vida animal para que se descomponga. Me ha costado conseguir el balance ya que la primera tanda de compostaje que saqué era muy seca y por ende, más carbono que nitrógeno. Además, hay que rotarla tres veces al día como mínimo, para fomentar la descomposición por calor. No se puede mojar ya que la humedad le va a generar un efecto contrario.

Aún así, yo sabía que mi hábito se tenía que mantener. Compostar es bueno para el ambiente y fomenta el ciclo natural de descomposición que los alimentos deben de tener. Es un proceso de aprendizaje con esta nueva metodología, pero al final de cuentas sabía que mi objetivo es manejar los desechos de manera sostenible. Poco a poco podré compartir más de este nuevo conocimiento para que usted, lector, pueda involucrarse más y fomentar este nuevo hábito que todos deberíamos de tener.

Virgie Castro-Conde Agüero

Virgie Castro-Conde Agüero

Máster en Negocios con énfasis en Operaciones y Sostenibilidad, por el INCAE Business School (Costa Rica y Nicaragua). Especialización en Gestión de Dirección de Recursos Humanos también por el INCAE. Licenciada en Psicología por la Universidad Latina de Costa Rica. Con más de 6 años de experiencia en compañías multinacionales y locales. Creadora de V de Verde en el Instagram (@vdeverdecr).

Artículos relacionados