CR Actualidad

Genera contenido de valor en la red

El valor de la Economía Naranja: cómo aportan la creatividad, el arte y la cultura

 El valor de la Economía Naranja: cómo aportan la creatividad, el arte y la cultura

Imagen ilustrativa. Foto creada por freepik – www.freepik.es

En un artículo anterior, analizábamos sobre qué es la Economía Naranja y sus intentos de darle visibilidad al aporte de la creatividad en todas las industrias.

Si tomamos en cuenta que la creatividad, el arte y la cultura se pueden conectar con otras industrias, podemos estimar su aporte en la resolución de problemas tecnológicos, científicos, la educación, entre otros.

Ahora bien, esto les brinda a todas y todos los creadores, una inmensa oportunidad para presentar sus propuestas, inclusive, más allá de las industrias creativas, ya que, las industrias tradicionales, podrían incorporar todo este estallido de creatividad en los procesos de trabajo, y en los productos ofrecidos.

Entonces, revisemos cuál sería el valor de los bienes culturales y artísticos, tomando en cuenta que el sector artístico y cultural, no ha sido, precisamente, sujeto de análisis para la economía. Y como si esto no fuera suficiente, debemos aceptar que muchas veces que, al sector cultural, le cuesta reconocer su valor y destacar sus procesos y su producto en el mercado.

De la misma forma, muchos sectores y más adelante, la misma economía, en general, llega a considerar que la cultura y el arte, se salen de cualquier razonamiento económico, y también, se le considera un lujo que se pueden permitir solamente, los países ricos.

A propósito de esto, a pesar de que se considera complejo esta relación entre la economía y las artes, se debe puntualizar que un producto o proceso de la economía naranja, tiene dos capitales (o valores), uno de ellos es el de capital, y el otro es el simbólico, entonces, lo transforma en una mercancía de condiciones y características especiales.

Asimismo, los actores involucrados en la generación y creación, deben verse como personas que proporcionan competencias técnicas necesarias para desenvolverse en los sectores creativos.

También, se debe tomar en cuenta, los insumos que se necesitan como la tecnología, infraestructura, equipos y maquinaria.

De igual forma, los elementos regulatorios sobre el uso de los insumos, propiedad intelectual, normas y estándares, entre otros, que rigen en cada uno de los países.

En conclusión, debemos aceptar y valorar, que una vez producido algún objeto o proceso, éste, pasa a formar parte del mercado y de esta forma, deben tomar la fuerza para crear una verdadera empresa de creatividad, arte y cultura, y, por lo tanto, tiene un valor comercial.

 

Este artículo representa la opinión/posición exclusiva de su autora*.

Lea más artículos como este en la sección COLUMNAS*.

Raquel Berrocal

Raquel Berrocal

Licenciada en Relaciones Internacionales con énfasis en Gestión de la Cooperación Internacional. Especialista en dirección de proyectos en género y cambio climático.

Artículos relacionados