CR Actualidad

Genera contenido de valor en la red

¿Cuál es el impacto de la contaminación por aguas residuales en nuestro país?

 ¿Cuál es el impacto de la contaminación por aguas residuales en nuestro país?

Imagen ilustrativa.

Este mes de marzo es importante para la humanidad entera, ya que este 22 se celebra el día mundial de la conservación del agua. Desde niños, sobre todo aquellos que crecimos en la década de los ochentas y noventas, se nos enseñaba que el agua era un recurso inagotable; pero fuimos creciendo, la humanidad “evolucionó” y por ende aumentó la contaminación y el recurso se fue volviendo cada vez más limitado.

Las cifras son alarmantes a nivel mundial, según la ONU, 3 de cada 10 personas carecen de acceso a servicios de agua potable seguros y 6 de cada 10 carecen de acceso a instalaciones de saneamiento gestionadas de forma segura. Al menos 892 millones de personas continúan con la práctica insalubre de la defecación al aire libre. Entre 1990 y 2015, la proporción de población mundial que utilizaba una fuente mejorada de agua potable pasó del 76% al 90%. Con respecto a las aguas residuales, Más del 80% de las aguas residuales resultantes de actividades humanas se vierten en los ríos o el mar sin ningún tratamiento, lo que provoca su contaminación (ONU,2020).

En nuestro país, también existe una gran problemática con respecto a la generación y tratamiento de las aguas residuales. Como lo indican expertos de la Universidad de Costa Rica “Si no hay un buen manejo del agua residual, los contaminantes presentes pueden regresar a la tierra. En cambio, cuando es tratada, el material orgánico puede enriquecer el suelo en forma de fertilizantes y abonos.”

Pero ¿conocen ustedes el término aguas residuales?

De acuerdo al AyA, las aguas residuales son las aguas grises que contiene desechos fecales en su mayoría. En palabras sencillas, son las aguas producto de nuestra vida cotidiana, las cuales tienen propiedades altamente contaminantes. Pueden ser de origen doméstico o industrial, como lo son las aguas provenientes de los comercios y fábricas.

¿Cómo reconocemos estas aguas?

Muy sencillo. Cuando vayan caminando por las aceras, observen el agua que es diferente al agua pluvial que pasa por el alcantarillado. Esta se caracteriza por tener una coloración diferente, incluso presenta mal olor, y en algunos casos, se observan restos de comida, como granos de arroz, frijoles y especies.

Las aguas residuales no tratadas, vertidas en el medio ambiente, ocasionan un impacto en la calidad del agua que, a su vez, afecta la cantidad de recursos hídricos disponibles para uso directo. La contaminación del agua ha aumentado en la mayoría de los ríos, debido a la creciente cantidad de aguas residuales como resultado del crecimiento demográfico, el aumento de la actividad económica y la expansión de la agricultura, así como el vertido de aguas residuales sin tratamiento (o apenas con niveles mínimos) (Soto, 2019).

Parte de este gran problema corresponde al uso de los tanques sépticos. El ineficiente manejo de vertidos se debe a deficiencias técnicas de los sistemas de tratamiento, uso excesivo de los tanques, también la ausencia de recursos para desarrollar acciones integrales, deficiente educación y costumbres de la población y traslapes de competencias e indefiniciones entre las organizaciones involucradas.

En el país se carece de un sistema eficiente de alcantarillado sanitario. Esfuerzos hechos en décadas anteriores colapsaron con el aumento de la población y la ausencia de mantenimiento, estudios demuestran que solamente el 16% de la población está cubierta por el sistema de alcantarillado sanitario, además solamente 1 de cada 20 habitantes recibe servicio de alcantarillado sanitario y de planta depuradora (Solano, 2011).

Poder tener un sistema óptimo de saneamiento, implica un alto costo económico para el país, e incluso un aumento en las tarifas de consumo para los usuarios, sin embargo, pese al reto financiero, Costa Rica se ha destacado por llevar a cabo acciones importantes en esta materia. Un ejemplo de ello es la planta de Saneamiento de Los Tajos, primera del país, que está ubicada en La Carpio. En esta infraestructura se invirtió $48,2 millones y desde marzo del 2016 procesa las aguas residuales de más de un millón de personas (Rodríguez, 2018).

Para resolver este problema se requiere de uno de los aspectos más sencillos y a la vez más difícil: Educación Ambiental. Esto comienza desde el hogar. Enseñando a los miembros de la familia desde como reciclar correctamente, hasta acciones pequeñas pero significativas como al cocinar separar los aceites y grasas y no tirarlos al desagüe, y que éstos obstruyen el paso en tubería hasta el punto que se tapan por completo y se desbordan las aguas sucias por el desagüe  .

Cuando vayamos a construir una residencia, es necesario que todo el sistema pluvial y de tratamiento de aguas esté diseñado por un profesional y que cumpla con lo establecido en el código de instalaciones hidráulicas y sanitarias de Costa Rica. Así mismo, si vivimos en condominio y éste cuente con planta de tratamiento, ver el dinero que se paga por el mantenimiento de la misma como una inversión para las futuras generaciones, más que un gasto añadido. Conservar el agua es conservar la vida.

Para prevenir esta gran problemática, debemos levantar denuncias, o al menos informar a las instituciones pertinentes para que puedan mitigar el problema. El artículo 60 de la ley orgánica del ambiente lo respalda, ya que habla sobre la prevención y control de la contaminación. El artículo señala que, para prevenir y controlar la contaminación del ambiente, el Estado, las municipalidades y las demás instituciones públicas, darán prioridad, entre otros, al establecimiento y operación de servicios adecuados en áreas fundamentales para la salud ambiental, tales como: el abastecimiento de agua para consumo humano y la disposición sanitaria de excretas, aguas servidas y aguas pluviales (Soto, 2019). Y cómo decía la frase que siempre escuchábamos en la radio y llego a ser cierta: gota a gota, el agua se agota.

Este artículo representa la opinión/posición exclusiva de su autora*

Fuente:

ONU, 2020. Objetivo 6: Garantizar la disponibilidad de agua y su gestión sostenible y el saneamiento para todos. Consulta en línea. Fecha de consulta: 10 de marzo del 2021. Disponible en web: https://www.un.org/sustainabledevelopment/es/water-and-sanitation/

Rodríguez, L. 2018. 70 % del agua residual generada por costarricenses carece de tratamiento. Universidad de Costa Rica. Consulta en línea. Fecha de consulta: 10 de marzo del 2021.Disponible en web: https://www.ucr.ac.cr/noticias/2018/03/26/70–del-agua-residual-generada-por-costarricenses-carece-de-tratamiento.html

Solano, 2011. “Impacto ambiental por aguas residuales y residuos sólidos en la calidad del agua de la parte media- alta de la microcuenca del río Damas y propuesta de manejo”. Consulta en línea. Fecha de consulta: 12 de marzo del 2021. Disponible en web: https://www.aya.go.cr/centroDocumetacion/catalogoGeneral/Impacto%20ambiental%20por%20aguas%20residuales%20y%20residuos%20s%C3%B3lidos%20en%20la%20calidad%20del%20agua.pdf

Soto, L. 2019. “Análisis del nivel de contaminación en la cuenca media alta del río Guápiles, Pococí”. Proyecto Final de Graduación para optar por el grado de Licenciatura en Ingeniería Ambiental. Instituto Tecnológico de Costa Rica. Guápiles, Costa Rica.

Jeimmy Obando

Jeimmy Obando

Licenciada en Gestión Ambiental por la Universidad Nacional. Consultora con experiencia en plantas de tratamiento de aguas residuales, planes de manejo de residuos sólidos y líquidos, planes de seguridad del agua, programa Bandera Azul Ecológica; gestión ambiental y salud ocupacional en proyectos de construcción.

Artículos relacionados