CR Actualidad

Genera contenido de valor en la red

¿Cómo detectar trastornos alimenticios en adolescentes?

 ¿Cómo detectar trastornos alimenticios en adolescentes?

Imagen ilustrativa. Foto creada por standret – www.freepik.es

La etapa de la adolescencia es una etapa complicada, donde existen múltiples cambios: hormonales, físicos y emocionales. Unido a esto, y promovido por medios, aparecen los estereotipos que dicen que para feliz debes ser delgado. Pero hay más.

¿Por qué algunos y algunas adolescentes inician con trastornos alimenticios?

Existen varios factores entre ellos:

  1. La presión social, donde sus compañeros y amigos – en función de estereotipos – generan conceptos de cómo debe ser su apariencia.
  2. Lo que vende muchas veces la publicidad, indicando que para tener un status de poder o ser súper popular necesita verse bien.
  3. Pobre autoestima y autoconcepto, ya que depende de los reforzadores externos para percibir que están haciendo las cosas.

Las estadísticas nos hablan que las crisis más fuertes de trastornos alimenticios se inician en esta etapa “la adolescencia”, porque la persona no es segura de sí misma, está buscando su identidad y el entorno en el que se encuentra es muy asfixiante.

¿Se imagina encontrarse en una batalla interna, donde constantemente te hacen comentarios en los que tu físico es sumamente importante, en que no tienes valor si no estás dentro de los estándares de lo que debe ser correcto?

Ese mundo es el que viven los adolescentes, por eso, en algunos momentos inician esos períodos depresivos o ansiosos, porque sienten que no pertenecen a ningún lugar.

Identifiquemos patrones conductuales de los trastornos alimenticios. Si tu hijo o hija hacen esto, esté alerta:

  1. Se brinca una de las comidas o come luego de que ya ha pasado la hora de la comida, para no ser visto.
  2. Termina de comer y pasa al baño un tiempo largo.
  3. Tiene período de atracones (ingestión excesiva de comida en períodos cortos).
  4. Usa ropa holgada para tratar de ocultar su silueta.
  5. Existen períodos de ansiedad, donde pasan súper inquietos y luego prosiguen con períodos largos de dormir.
  6. Constantemente existen cambios de humor, donde se concentra la irritabilidad.
  7. Estados depresivos, donde no quieren salir de cuarto. Entrelineado con sentimientos de vergüenza y minusvalía.

Observe y esté de cerca con ellos, para que en el momento que lo necesiten tú estés ahí.

Hoy tenemos que ubicarnos en qué estamos haciendo realmente por ellos; si les estamos dando las herramientas necesarias para sobrellevar está realidad donde la competitividad y la apariencia física es lo más importante.

Globalicemos comportamientos: trata de motivarlos: haga ejercicio con ellos, salga a caminar o a correr, vayan a practicar algún deporte, escuchen música, ayúdeles a escribir sus pensamientos y emociones, motívelos de alguna forma a expresar, ayúdeles a meditar o practicar técnicas de respiración profunda, a sentirse feliz con él o ella misma, lo anterior encierra el concepto de compartir tiempo con ellos y tratar de identificarte con ellos.

Por eso es necesario que usted como adulto esté cerca de ellos, no le digo que como amigo, pero sí que se ponga en los zapatos de ellos y lo que les exige la sociedad, por tanto permita que se acerquen sin censuras, sé que a veces lo que cometan o dicen no está bien, pero necesitas como padre, consejero, entre otros, “el poder de guiar al adolescente tienes que generar confianza”.

Permítele que se trasforme de una oruga a esplendorosas mariposas.

Karina Vega

Karina Vega

Neuropsicología. Psicóloga clínica. Especialista en trauma.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *