CR Actualidad

Genera contenido de valor en la red

¿Cómo afectan los juegos pirotécnicos a algunas personas con discapacidad y otras poblaciones?

 ¿Cómo afectan los juegos pirotécnicos a algunas personas con discapacidad y otras poblaciones?

Foto de Fondo creado por lifeforstock – www.freepik.es

Estoy segura que entre de todos los elementos que caracterizan al mes de diciembre – las tradicionales pastoras rojas, el olor relajante y fresco a ciprés, los vientos alisios que rompen en la zona Norte de Costa Rica y que invitan a volar papelotes, de las casas y centros comerciales a cuál más engalanado de bellos adornos y luces de colores que dan la sensación de paz y de que toda irá bien para el año que viene -, el que más destaca es sin duda alguna -muy a mi pesar- los fuegos de pólvora o de pirotecnia que comienzan a reventarse incluso desde los últimos días del mes de noviembre en -puedo asegurarlo – todos los barrios “ticos”.

¿A quién no lo ha despertado – o asustado –  mientras se encontraba profundamente entregado a Morfeo -dios del sueño-, una escandalosa bombeta? ¿Quién no ha contemplado alguna vez los destellos multicolores de los fuegos artificiales?

Muy tradicionales especialmente para dar termino al año viejo y dar la bienvenida al año nuevo. Tanto así que se convierten no solamente en grandes espectáculos de fin de año, sino hasta en competiciones como las demostradas por Dubái en el 2013 quien hizo alarde ese año de realizar la exposición de fuegos artificiales más grande del mundo, con el que logró ingresar al libro de los Guinness Récords.

Sin embargo, a pesar de la popularidad de éstos para festejar acontecimientos importantes, ya sean de carácter personal o de cultura general. Y aunque algunas de estas demostraciones -debemos confesarlo- sean de tal calidad que embelesa al que los ve, debemos hacer una pausa y preguntarnos ¿por qué cada vez son más las personas que piden que se elimine la pirotecnia?

En este artículo, analizaremos algunas de las razones -espero para usted, de peso- que lo haga reflexionar y “colocarse en la piel” de aquellos a los que afectan estos fuegos artificiales.

Afectación hacia las personas en situación de discapacidad

Uno de los grupos vulnerables hacia los ruidos de la pirotecnia es sin duda el colectivo en situación de discapacidad, -veremos otros- esto debido a que el estadillo generado por estos fuegos artificiales provoca diversas manifestaciones en estas personas.

Entre los principales grupos de personas afectadas por la pirotecnia se encuentra las personas en situación de autismo, ya que por su condición presentan trastornos generalizados del desarrollo”, por lo que entre las características de estas personas está la hipersensibilidad auditiva o hiperacusia, provocada de acuerdo a lo dicho por la psiquiatra Andrea Abadí (MN 76165), directora del Área de Neurodesarrollo y Condición del Espectro Autista del Centro Cites Ineco. Argentina. Debido a: unas conexiones entre la amígdala y la corteza cerebral que están difuncionadas y esto hace que, frente a mínimas cuestiones sonoras, estos niños las perciban y reaccionen”.

Esto convierte estas fechas en una verdadera tortura impregnada de mucho estrés -máxime si no se maneja adecuadamente- para las personas que viven tal situación.

Así lo manifiesta la señora Loanis Gómez, madre de Mariano Chavarría Gómez, a quien llaman de cariño “Nano” que nos cuenta que:

“…a Nano la pirotecnia le produce crisis, lo primero, se tapa los oídos, grita, se golpea y hace unos años convulsionó y como iba desesperado a cerrar la puerta se golpeó con ella.

Lo que siente Nano que habla, pero no conversa, no sabré decirle, pero en la APAQ -Asociación de Personas con Autismo de Quepos- hay varios chicos sin vocabulario que también les altera, pero no saben decir, hay uno que se tiene que medicar y dormirlo casi hasta el 15 de enero, desgraciadamente él vive cerca de la Marina de Quepos y es más terrible la exposición.”

Reafirmado lo anterior por la señora Stefany Tencio, vicepresidenta de la fundación TEA de Pérez Zeledón, ya que al preguntarle ¿cuáles son las reacciones más recurrentes? Ella nos indica que “llanto, auto lesiones o lastimar a otros y tratar de esconderse… este año se ha trabajado con campaña mediante la página de la fundación de concienciación a la población.”

Daniel Hurtado no presenta la situación de autismo, sino de parálisis cerebral infantil, lo cual es también un grupo de transtorno asociados a la falta de movilidad y control de los músculos, así como a la omisión de mantener el equilibro y la postura, pero él comprende muy bien a Nano, sabe de las malas sensaciones que le producen los ruidos y más si estos son muy fuertes, según sus propias palabras:

“Me da mucho estrés porque debido a mi parálisis mi reflejos están un poco alterados, en Alajuela para mí era complicado el período de noviembre a enero, ya que ahí se acostumbra usar pólvora para ésas fechas, yo tomaba café o fresco y  terminaba bañado y lo peor es que la gente no entiende que no es por miedo y que yo no puedo controlar eso, desde que me vine a vivir a Pérez Zeledón disfruto un poco más los diciembres, si bien es cierto que hay gente que usa pólvora es mucho menos que en Alajuela”

Similares experiencias viven todos los años las personas en situación de discapacidad psicosocial, la cual consiste en disfunciones temporales o permanentes de la mente, disfunciones que pueden presentarse como depresión, trastorno de ansiedad, psicosis, trastorno bipolar, esquizofrenia, trastorno esquizo-afectivo o trastorno dual.

Ante la consulta hecha a Jeremy Augusto Rodríguez de si le afecta la pirotecnia decembrina. Contesta con un rotundo “por supuesto que sí”, y añade:

“La afectación sónica debe ser un tema siempre relevante. Las percepciones del sonido en una persona con discapacidad psicosocial es fuente de sobresalto, miedo, y convulsión, en la sensibilidad tan perceptiva de su comportamiento en el entorno. Sin embargo, esto va más allá de nosotros como personas con una sensibilidad tan marcada si no que es un tema de salud emocional en general pues sus efectos son expansivamente subjetivos, los podría asociar a la violencia familiar en una familia donde se consuma drogas o licor.”

Otras poblaciones afectadas

Pero los daños que provocan la pirotecnia no afectan solamente a grupos de la población en situación de discapacidad, sus efectos van mucho más allá de un sector ya vulnerabilizado e invisibilizado.

La población en general también puede verse altamente afectada por estos fuegos artificiales ya que de ser mal manipulados pueden ocasionar lesiones tan graves como quemaduras o perdidas de alguna parte del cuerpo.

Asimismo, la pirotecnia contribuye grandemente a la contaminación sónica ya que los decibeles -unidad de medida sonora- producidos por estos van desde 145 a 190 decibeles y hay que tomar en cuenta que el oído humano esta capacitado para resistir solamente 90 decibeles de ruido.

Las mascotas e incluso animales silvestres -que habitan cerca de donde ocurren las detonaciones- ejemplo de ellos algunos pájaros que chocan con puertas o ventanas al tratar de huir del estruendo que ocasiona la pirotecnia, son otra gran población que se ve sumamente afectada por los festejos de aquellos humanos que no buscan otras alternativas para celebrar.

Tanto a perros como gatos -y otras especies domésticas y no domésticas menos comunes- poseen un oído muy agudo por lo que las reacciones van desde agitación, palpitaciones y producto de lo anterior mucha sed. Hay casos en los que inclusive la inocente víctima muere o se extravían mientras huyen del terror que le ocasionan tales estallidos.

Diferentes habitas del medio ambiente no queda fuera del daño generado por la pirotecnia, puesto que, al estar estos fuegos artificiales compuesto por perclorato de sodio, cobre, estroncio litio, antimonio magnesio, aluminio y otros metales pesados, que al momento de detonar libera monóxido de carbono y otro tipo de partículas suspendidas, se ven contaminados las aguas y suelos cercanos a las detonaciones.

¿Qué hacer para minimizar las reacciones que produce la pirotecnia?  

En el caso de las Personas en situación de discapacidad se puede tomar las siguientes precauciones:

  1. Mantener la calma: tanto los familiares de tratarse de un menor de edad o la persona misma.
  2. No molestarse con las reacciones.
  3. Explicarles con antelación que para ciertas fechas se escucharan unas detonaciones y que esta bien que busque refugio y apoyo en su familia o persona de confianza.
  4. Y si la persona en situación de discapacidad gusta de este espectáculo, como es el caso de Belén González su mamá Cindy Quirós nos dice que han optado por lo siguiente:

Uso de orejeras reductoras de ruido y observar los fuegos artificiales a través de una ventana o desde el interior de un auto.

Con respecto a las mascotas se recomienda seguir las siguientes indicaciones:

  1. Permanecer al lado de ellas mientras perdure el ruido de estos fuegos artificiales.
  2. De estar solas, se les debe colocar en un lugar seguro con suficiente agua.
  3. Cerrar puertas y ventanas cerradas para evitar que huyan.
  4. Quitar cualquier mueble que pudiera dañarlos al querer huir.
  5. De querer medicarlos, se debe consultar primero al veterinario.

Alternativas propuestas

¿Se puede festejar sin tanto ruido? ¿Al menos sin el ruido de la pirotecnia que tantos daños colaterales genera? Claro que sí, es solamente de tener, más que creatividad, empatía por todas aquellas especies humanas o no humanas que sufren en estas fechas.

Algunas de las propuestas internacionales son como reza el lema: “festejar con más luces y menos ruido”, campaña llevada a cabo en Argentina que consiste en festejar con pirotecnia lumínica o pirotecnia fría como las “luces de bengala”, o que se coloquen más juegos de luces en sitios públicos como privados -ésta última la mejor opción-.

Otra de las campañas -también internacional-, es colocar lazos azules afuera de las casas dónde habita una persona en situación de discapacidad, evidenciando así que se debe tener mayor conciencia de no reventar pirotecnia.

Sin embargo, por asuntos de no generar más estigma en estas personas, lo mejor será siempre apuntar a campañas de concientización, en las que la población en general comprenda y se ponga en “los zapatos”” de los perjudicados y que estos fuegos artificiales no aportan nada -aunque hay intereses económicos de por medio- a nadie.

Todas y todos tenemos el derecho de celebrar estas fechas en paz y reflexionar en las palabras de mi amigo Jeremy Augusto Rodríguez que como mensaje final nos dice:

“La felicidad no tiene que ser un estallido, como recordando las guerras que hemos tenido a través de nuestra conflictiva historia. Hay muchas formas, música, arte, reflexión, amor, y sentido común de empatía hacia los demás que por supuesto será una gran utopía si no cambiamos nuestra forma de pensar al respecto como por ejemplo el festejar al final de año con su monotonía superficial de consumo desmedido.”

Fuentes:

https://www.infobae.com/salud/2019/12/31/asi-afecta-la-pirotecnia-a-los-ninos-con-autismo/

https://www.elsoldemexico.com.mx/analisis/el-dano-de-la-pirotecnia-a-la-salud-y-el-medio-ambiente-547105.html

https://www.infobae.com/salud/2020/12/23/los-fuegos-artificiales-y-los-cinco-sentidos-como-celebrar-sin-poner-en-riesgo-la-salud/

Wendy Barrantes

Wendy Barrantes

Licenciada en Derecho. Activista por los derechos de las personas con discapacidad. Fundadora del Centro de Vida Independiente Morpho.

Artículos relacionados